Vivienda - Inmobiliario

La smart city más grande del mundo directa al Olimpo inmobiliario de Grecia

  • El nuevo desarrollo urbanístico se está desarrollando sobre 2.500 hectáreas de terreno a 12 km de Atenas
  • Podría llegar aportar 2,5 puntos al PIB nacional.

En 2001, el Aeropuerto de Ellinikon dejó de ser la puerta internacional aérea de Atenas para regalarle el título al actual Aeropuerto Internacional Eleftherios Venizelos. Y ahora, en esos terrenos que llevan más de 20 años entre en desuso y abandonados, se ha comenzado a desarrollar el proyecto urbanístico de inteligencia más grande del mundo bajo el mismo nombre que el antiguo aeródromo: Ellinikon, a tan solo 12 km del centro de la capital griega.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en 20250 la población mundial ascenderá hasta los 9.000 millones, de los cuales el 70% vivirá en grandes urbes. Cada día, unas 180.000 personas se trasladan a una gran ciudad, por lo que mantener una transformación medioambiental que sostenga esas cifras es imprescindible. La misma OCDE refleja que las metrópolis ya consumen más del 75% de la energía que se produce a nivel mundial y que general el 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El reciclaje verde, la evolución tecnológica y digital, la optimización de recursos, la eficiencia energética y la gestión del agua, entre otros, son la clave para desarrollar smart cities que reduzcan la polución y la contaminación con independencia de la densidad poblacional. Y eso mismo aspira Ellinikon, una de las primeras ciudades inteligentes levantadas sobre 0 y considerada como la más grande del mundo hasta la fecha.

Con años de retraso, la promotora inmobiliaria Lamda ya ha comenzado los primeros trabajos de ejecución de La Marina Tower, el activo inmobiliario más importante de Ellinikon y sobre el que se desarrollará el resto del proyecto. Al igual que sucede con The Line (también en desarrollo), en Arabía Saudí, el diseño griego pretende convertirse en una urbe futurista a base de optimizar el gasto eléctrico, instalar contadores inteligentes de agua y luz, sostener como preferencia los vehículos eléctricos y utilizar paneles fotovoltaicos para el funcionamiento de semáforos y otras señales de tráfico.

Al menos estos son los preceptos que mantiene la propia OCDE a la hora de calificar las smart cities y que además coinciden con el objetivo número 11 de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles fijados por la ONU: el compromiso medioambiental.

Finalizará en 2037

Desde hace unos meses ya se están llevando a cabo los primeros trabajos de construcción del que será el primer edificio residencial de Ellinikon, con más de 100 metros de altura. La promotora encargada ya ha anunciado que la previsión es que para finales de 2025 estén listas las primeras 100 viviendas, siendo "el principal objetivo que los primeros residentes inauguren sus casas en las Navidades de 2026". De igual forma, se espera que también a finales de 2025 se puedan inaugurar todas las zonas exteriores del complejo residencial como las piscinas el polideportivo, los campos de fútbol

Asimismo, Lamda ya ha logrado vender sobre plano 140 de las 243 viviendas ya comercializadas (la mayoría de los nuevos propietarios nativos de Grecia) en Little Atenas, uno de los barrios de la nueva ciudad griega, por un valor acumulado de unos 640 millones de euros. Y más números: los datos estudiados indican que la nueva smart city podría llegar a generar alrededor de 80.000 nuevos puestos de trabajo tanto directos como indirectos, así como unos ingresos fiscales de 10.000 millones de euros. Por otro lado, y tras su finalización, que se espera que sea para 2037, Ellinikon podría llegar aportar 2,5 puntos al PIB nacional.

Los terrenos, de unas 2.500 hectáreas aproximadamente, sobre los que se está asentando Ellinikon fueron adquiridos por Lamda en 2014 tras años de abandono del que fuera el aeropuerto internacional de Atenas. Si bien el proyecto de esta smart city se desarrolló hace años, las continuas inestabilidades económicas y políticas del país, así como la falta de mano de obra cualificada han ido retrasando su inicio hasta ahora.

El proyecto desarrollará hasta 10.000 viviendas con capacidad para más de 20.000 nuevos residentes. Aunque se desconocen los precios de las nuevas residencias, una casa de obra nueva delante del puerto marítimo podría alcanzar los 15.000 euros de venta por metro cuadrado.

Barcelona lidera el mercado europeo

Ellinikon aparte, existen antecedentes como ejemplo para el cambio de modelo urbanístico hacía una transformación ecológica, en sintonía con el medioambiente y libre de contaminantes. Así, los mdoelos a destacar pasan por la ciudad de Másdar, en Dubái, una urbe libre al 100% de coches y considerada como una ecociudad sostenible. En Asia el ejemplo está en Shanghái: Dongtan, en pleno desarrollo y con el objetivo principal de abastecimiento a través de energías renovables. En Europa, en Viena, también se encuentra la localidad de Apern que "incluirá sistemas de movilidad y edificios sostenibles, utilización eficiente de recursos energéticos renovables y agricultura urbana", según informa el medio esmartcity.es.

Pero, al margen de estos desarrollos urbanísticos, ya existen ciudades con solera y que están consideradas como las ciudades más inteligentes y eficientes del mundo, según el Smart City Index de 2022 de la consultora Juniper Reseach,

La primera, Shanghái, destaca por el lanzamiento de la plataforma Shanghai's Citizen Cloud, una app disponible en toda la urbe y con la capacidad de conectar hasta 1.200 servicios con los ciudadanos. Muy cerca, en Corea del Sur, Seúl lleva años a la cabeza de la innovación mundial con proyectos que incluyen robots patrulla totalmente autónomos y balizas de localización GPS para menores de edad. También en Asia es notable el caso de Pekín y sus continuos intentos por reducir la contaminación obligando a cerar a todas aquellas fábricas que no mantengan actividad.

Por su parte, Barcelona lidera el ránking en Europa, gracias a un sistema de transporte casi 100% renovables, la utilización de luces led en el alumbrado de toda la ciudad y la implantación de contenedores inteligentes.

La última ciudad que contempla el estudio de Juniper Reseach es Nueva York: la gran metrópoli mundial ha incluido un sistema de lectura automática de los contadores y ha conseguido mejorar la eficiencia de la recogida de basura gracias a chips y contenedores que funcionan con energía solar.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud