Vivienda - Inmobiliario

El inmobiliario pide acelerar las licencias para poder ejecutar los Fondos Europeos para rehabilitación

  • En España hay alrededor de 10 millones de viviendas con más de 40 años que necesitan una reforma
Madrid

Para abordar el proceso de rehabilitación de las viviendas en España es necesaria una modificación de la normativa y la regulación para acelerar los trámites burocráticos y reducir los plazos en las solicitudes de licencias urbanísticas que beneficien la llegada de los Fondos Europeos que ayuden a financiar este proceso.

"En España hay un parque de vivienda muy antiguo con una eficiencia energética muy baja con unos 10 millones de hogares construidos antes de 1970. Al ritmo actual de 30.000 rehabilitaciones anuales, necesitaríamos aproximadamente 340 años para completar esta transformación en su totalidad" explicó José Luis Miró Morales, CEO de Almar Consulting, que también remarcó "la mala situación en la que nos encontramos, porque tenemos tres años para gastar los Fondos de Recuperación Europeos y, habiendo consumido la mitad del plazo, aún estamos viendo como arrancar".

Por su parte, José María García, viceconsejero de Vivienda y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, explicó que desde la Comunidad de Madrid trabajan con "los ayuntamientos para desarrollar los programas de rehabilitación de barrios y, en los tres primeros programas que hemos convocado, se han movilizado 58 millones de euros. Ya estamos recibiendo las primeras solicitudes y tenemos previsto tener comprometidos los primeros 161 millones de euros que llegarán a la Comunidad de Madrid desde los Fondos Europeos". A lo que quiso añadir, que "siguen trabajando para la definición de una financiación adicional, que podrá aumentar la financiación con otros 80 millones de euros".

Los plazos son fundamentales para recibir la financiación proveniente de Europa, y "hemos consumido demasiado tiempo en poner en marcha las convocatorias, estamos acabando junio y las convocatorias solo representan el 65% de las comunidades autónomas, y algunas de ellas solo las han convocado de forma parcial" destacó Pedro Soria, CCO de Tinsa.

"Hay una falta de compenetración entre las administraciones para conocer qué hay que hacer y cómo se debe hacer", indicó Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de Vía Ágora, que quiso destacar "la necesidad de resolver las dudas existentes sobre la elaboración de los expedientes y la presentación de la documentación". También añadió que "la Ley de Subvenciones impide que el rehabilitador haga todo el proceso para la obtención de las ayudas, y eso es una barrera enorme que dificulta el aprovechamiento de los Fondos para la rehabilitación de viviendas", lo que pone de manifiesto la necesidad de una modificación regulatoria que permita a los agentes rehabilitadores realizar la completa gestión de estos fondos.

En este sentido, el CEO de Aliseda Inmobiliaria y Anticipa Real State, Eduard Mendiluce, manifestó su sorpresa ante la situación, porque "si ya hay comunidades autónomas que han avanzado en las normativas y están avanzando en los programas, las demás sólo tendrían que replicarlos adaptándolos a sus características" y remarcó "la importancia de la colaboración público-privada para abordar estas cuestiones, porque los expertos en rehabilitación ponemos a disposición de la administración toda nuestra experiencia y tecnología".

Eficiencia energética

Los participantes hicieron hincapié en la necesidad de seguir avanzando en materia de sostenibilidad dentro del sector. Concretamente, "de las 30.000 rehabilitaciones que se llevan a cabo el año, sólo 10.000 tienen algún componente relacionado con la eficiencia energética", comentó García.

Además, coincidieron en que es fundamental llevar a cabo una labor divulgativa e informativa para mostrar a los propietarios y comunidades los beneficios de la rehabilitación enfocada en la eficiencia energética. En esta línea, Soria destacó que "una de las labores más importantes que queda es la de informar. Hay que convencer de las ventajas de rehabilitar una vivienda y de la posibilidad de financiación de los Fondos Europeos", porque es una oportunidad única "para que se puedan hacer estas transformaciones sin pagar demasiado, ya que las ayudas pueden ascender hasta los 21.000€ por vivienda".

Realizar campañas de comunicación y encuentros con comunidades de propietarios es esencial, porque "el ciudadano no conoce bien este tema, al menos que ya estuviera involucrado en un proyecto similar, y desconocen que si lo enfocan a la eficiencia energética estas ayudan pueden alcanzar hasta el 80% del coste", explicó el viceconsejero de Vivienda y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid.

Para Pintado, "este tema va más allá de los Fondos Europeos" y cree que "es un tema estructural que sobrepasará el año 2026 y que debe abordarse con una estrategia a largo plazo", haciendo también una crítica constructiva al sector, porque según él "hay algo que no estamos haciendo bien si los ciudadanos no son conscientes de que sus casas contaminan y de que invertir en eficiencia energética es un beneficio para todo el mundo".

Asimismo, Mendiluce comentó que las entidades financieras también van a optar por hacer una titulación que vaya relacionada con la certificación energética y "que el capital internacional va a trabajar con un coste inferior en titulaciones hipotecarias 'verdes', relacionadas con viviendas con alto grado de eficiencia energética y sostenibilidad".

"Como sector tenemos la capacidad para informar a la gente sobre las ventajas de la rehabilitación y sobre los beneficios de la financiación europea, esta concienciación servirá para acelerar la transformación, y activar la economía y el empleo dentro del sector", indicó Miro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.