Comunidad Valenciana

La Comunitat Valenciana necesita aumentar el número de empresas innovadoras

Académicos, expertos y empresarios valencianos alertan sobre la necesidad de incrementar el número de empresas innovadoras para mejorar la competitividad territorial de la Comunitat Valenciana. La autonomía concentra poco más del 11% del total de empresas innovadoras en España, un número aun muy bajo, que es preciso incrementar a través de nuevas prácticas públicas y privadas que reorienten el modelo productivo hacia el sector industrial, el único capaz de crear de forma constante empleo estable y de calidad.

Sobre esta idea giró la última jornada del III Workshop d'Economia Valenciana. El consejero delegado de Dulcesol, Rafael Juan; el controller de Bierwinkel, Francisco Valls; el gerente de la compañía cervecera Zeta, Carlos Ramada, y el coordinador de la Estrategia Europea de Especialización Inteligente de la Comunidad Valenciana (RIS3-CV), eje central de las políticas de innovación de la Generalitat, Roberto Parras, coincidieron en señalar la innovación y la cooperación como elementos necesarios para alcanzar el éxito en la empresa.

"Innovación cooperativa y social"

Roberto Parras dijo que la innovación es hoy la principal herramienta que pueden utilizar las empresas para incrementar su productividad. "En la Comunitat Valenciana, el PIB por trabajador es de 44.500 euros, la media española es de 51.000 y en el País Vasco es de 70.000. Necesitamos generar más valor y hacerlo rápido", afirmó.

En su opinión, sin un aumento del valor añadido gracias al uso intensivo del conocimiento aplicado será difícil consolidar un crecimiento económico e incrementar la productividad y los salarios. Para Parras, la innovación debe ser cooperativa porque "la mayor parte de las empresas son tan pequeñas que necesitamos involucrar a todo el sistema de innovación para conseguir que las pymes se suban al carro y eso sólo se puede hacer a través de iniciativas públicas o de hitos liderados por empresas tractoras".

El coordinador de la RIS3 Comunitat Valenciana, habló de la novedad que supone el "Eje social de la innovación" en esta estrategia que pretende introducir la participación de agentes representativos de la sociedad en la selección de los retos de innovación que, hasta ahora, sólo determinaban lo que denominó "la triple hélice, formada por la administración, agentes generadores del conocimiento y empresas". También alabó la creciente implicación de las Universidades de la CV en el Sistema Valenciano de Innovación, hecho que, en su opinión, "abre nuevas y positivas expectativas en los objetivos de la estrategia valenciana de innovación".

El CEO de Dulcesol, Rafael Juan defendió la innovación como el camino que han de recorrer las empresas dentro de la estrategia del cambio. Su empresa se ha convertido en el primer fabricante en volumen de pastelería y bollería de España (con 143.000 toneladas anuales), con un negocio de 2.100 empleados, a partir de una pastelería de Gandía creada en 1952. Las decisiones que tomó en su empresa, en la que tuvo que despedir a 300 personas tras su ruptura con Mercadona en 2011, le hicieron superar esta crisis y recuperar sus ventas gracias a inteligentes inversiones en I+D+i y a abrir nuevos mercados en el extranjero.

El controller de Bierwinkel, Francisco Valls y el gerente de la compañía cervecera Zeta, Carlos Ramada, defendieron el modelo de cooperación empresarial que ha llevado a sus empresas a obtener mejores resultados, desde la autonomía pero desde la colaboración, sacando así su primer producto conjunto: una cerveza artesanal de trigo. En su exposición hablaron de Bierwinkel y Zeta y de las inquietudes que les llevaron a establecer una alianza, un modelo de cooperación entre dos empresas distintas, pero con la misma pasión y el mismo concepto. Ambos directivos alabaron el modelo de negocio que ellos han alcanzado y han explicado los pasos que han tenido que dar para llegar hasta aquí.

El coordinador de la mesa y catedrático, Isidre March, revisó la situación actual de la innovación en las empresas y sectores productivos valencianos. En su opinión, "la innovación debe servir para desmarcarse de la competencia y conectar con el mercado de forma eficaz, con soluciones que aporten más valor al cliente y eleven los niveles de productividad en la empresa, posibilitando la creación de riqueza sostenible, nuevos empleos y mejores pagas. En un contexto tan cambiante y con grandes desafíos como el actual, la innovación debe asumir el papel de motor del cambio y promotor de soluciones creativas y eficaces".

El encuentro, en el que también se han entregado los Premios Caixa Popular a las mejores comunicaciones académicas sobre Economía Valenciana, fue clausurado por el director general de Economía, Emprendedurismo y Cooperativismo, Francisco Álvarez, el director académico de la Fundación Nexe y director de la Cátedra de Economía, Elíes Seguí, y la decana de la Facultad de ADE de la UPV, María del Mar Marín.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin