Comunidad Valenciana

Fabulist Travel capta 200.000 euros de inversores para acelerar su crecimiento

Fabulist Travel, startup de viajes nacionales e internacionales para familias con niños, ha cerrado una ronda de inversión de 200.000 euros, que va a destinar a acelerar el crecimiento de la empresa.

La empresa va a dedicar la ronda de inversión a aumentar la automatización de la web (integrar más funcionalidades) para poder atender la creciente demanda de sus productos y su oferta (viajes de alto impacto caracterizados por ser propuestas family-friendly, en las que la experiencia es más importante que el destino), junto a la mejora de su proceso de testeo de producto y de proveedores.

También tiene como objetivo optimizar su actividad en marketing, tanto el funnel (los distintos pasos que tiene que dar un usuario para cumplir un registro, una compra o la generación de un lead) como la cercanía a sus clientes. "Queremos convertirnos en la marca de referencia de viajes para familias con niños, dentro y fuera de España", señala Ana Olmos, cofundadora de la startup.

Fabulist Travel se abrió al público en mayo de 2016 de la mano de sus fundadoras, Ana Olmos y Estefanía Olmos, que, desde su entrada en el programa Lanzadera de la aceleradora valenciana impulsada por Juan Roig, han podido conformar un equipo de trabajo de nueve personas, que incluye a Mercedes Villar (CMO) y Kristaps Goncarovs (CTO).

200 familias clientes

En este sentido, más de 200 familias han viajado ya con Fabulist Travel, que ha conseguido una facturación acumulada de medio millón de euros, con un crecimiento promediado del 25% en los últimos seis meses. Además, el 100% de los usuarios que han puntuado sus viajes en la web lo han hecho con la máxima puntuación (cinco estrellas).

Entre los paquetes turísticos que oferta en la actualidad, se encuentra el más reciente y enfocado a las próximas fiestas navideñas, con el que quieren llevar a las familias en Nochevieja a la inexplorada y mágica Laponia sueca para cumplir el sueño de todo niño: conocer a Papá Noel en la aldea en la que reside, Syansele.

Un destino poco masificado en el que los turistas podrán contemplar auroras boreales, compartir espacio con la fauna autóctona nórdica (alces, renos, zorros, etc.), pescar en lagos y ríos helados y pasear en trineos tirados por perros husky, así como recorrer los paisajes de la tundra y los bosques subárticos. También tendrán la oportunidad de cenar con Papá Noel en su cabaña mientras les cuenta cuentos e historias sobre la Navidad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin