Comunidad Valenciana

Hofmann, líder en álbumes digitales, irrumpe en el negocio del revelado

Remigio Lluch, director de Marketing de Hofmann. Foto: Guillermo Lucas

Hofmann, líder español en el negocio de álbumes digitales, ha decidido entrar en el segmento del revelado de fotos, siguiendo el camino inverso de todos sus competidores, cuyo negocio original era el revelado de fotos analógicas.

La empresa controlada por los fondos de inversión Portobello y Realza nunca reveló una foto, ya que su negocio era la fabricación de álbumes para fotos en papel, pero entró en la impresión de álbumes digitales al ver que la fotografía analógica decaía.

En la actualidad, ofrece desde su web numerosos soportes para plasmar imágenes personales, incluidas tazas y cuentos personalizados. El año pasado produjo más de un millón de álbumes digitales y en Navidad llegó a fabricar más de 15.000 al día en su planta de Paterna (Valencia). La impresión de fotografía digital supone el 90 por ciento de su facturación, que en 2012 fue de 37,23 millones de euros, con un beneficio neto de 9,33 millones.

Le faltaba el revelado. Hofmann lanzará su oferta por los dos canales por los que vende álbumes digitales, las tiendas de fotografía y su web. Según su director de Marketing, Remigio Lluch, los laboratorios han ido desapareciendo, pero "el mercado del revelado es más grande que el de los álbumes y, además, ahora se hacen más fotos que nunca".

La empresa quiere liderar todos los soportes físicos para fotografía digital. "Lo físico cada vez va a tener más valor", afirma Lluch.

De hecho, la apuesta de Hofmann va más lejos, ya que ha detectado una tendencia paradójica. Por un lado, cada vez se hacen más fotos con smartphone. "El iPhone es ya la cámara que más fotos hace en el mundo", según Lluch. Pero por otro, esas imágenes se almacenan en archivos virtuales "y al final nadie las ve, a pesar de que muchas son fotos únicas".

Para que no se pierdan en las nubes, Hofmann ha lanzado el Smart álbum, una aplicación que permite con tres clics crear un álbum de hojas rígidas que, si lo pide por la mañana, llega a casa del usuario el mismo día.

Esto es posible gracias a la tecnología desarrollada por la empresa, totalmente automatizada, que le permite crear álbumes digitales en dos minutos desde que recibe el archivo que envía el usuario. "Somos una impresora a distancia y estamos siendo pioneros en fabricar lo que el consumidor diseña y crea desde su casa, el do it yourself".

Expansión internacional

Hofmann compró en 2013 la empresa alemana Posterjack por 8 millones, después de que Portobello y Realza decidieran convertirla en multinacional, empezando en el país del líder europeo del sector, Cewe. Posterjack estaba especializada en grandes formatos, por lo que es complementaria en producto, además de geográficamente.

La empresa española no descarta nuevas adquisiciones. "Queremos crecer, bien orgánicamente o a través de adquisiciones", proclama Lluch.

Hofmann ha incorporado a 14 personas el último año y cuenta con 130 trabajadores, más un centenar en Alemania. Donde más se ha reforzado desde que entraron los fondos de inversión en 2009 es en marketing, ya que el departamento ni siquiera existía hasta que entró Lluch. "Era una compañía industrial, B2B, y ahora somos B2C, hemos puesto al consumidor en el centro, y eso ha supuesto un gran esfuerzo tecnológico, de I+D y de marketing", resume.

De la edición de biblias al álbum digital

La empresa fundada en Valencia por el alemán Carl Hofmann en 1923 para editar libros litúrgicos se ha reinventado dos veces.

En 1967, la venta de biblias languidecía y la familia decidió fabricar álbumes, negocio del que era líder, pero la revolución tecnológica le obligó a apostar en 2005 por la impresión digital.

Información publicada en el suplemento Economía Real

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud