Comunidad Valenciana

Perfil: Alberto Fabra, nuevo presidente de la Generalitat valenciana

Alberto Fabra.

Alberto Fabra recuperó su apellido el pasado miércoles cuando fue designado por Rajoy sucesor de Camps.

En pocas horas, este Fabra será más popular que el otro, Carlos, su paisano y expresidente de la Diputación, al que no le une ningún parentesco pero cuyos escándalos le habían obligado a presentarse a las elecciones de 2007 y 2011 como Alberto alcalde.

Ganó ambas elecciones, revalidando la alcaldía que le llegó en 2005 de la misma forma que ahora la presidencia de la Generalitat, por la dimisión del titular. En aquella ocasión no fue por ningún escándalo, sino por estrategia del PP, que pensaba presentar como alcalde a Fabra en 2007 y lo colocó en el puesto dos años antes para darlo a conocer.

El político castellonense era hasta entonces concejal de Urbanismo y número dos de un Consistorio en el que entró en 1991 como edil de Juventud, cuatro años después de acabar sus estudios de Arquitectura Técnica. Nueve años antes, en 1982, se había afiliado a Alianza Popular.

Fabra jurará este jueves su cargo como quinto presidente de la Generalitat valenciana, con mucho por hacer en el terreno económico y con trabajo extra en el partido. Si para Camps el estorbo para centrarse en la gestión eran sus problemas judiciales, para el nuevo presidente lo va a ser el control del PP regional, en el que las distintas familias intentan ganar posiciones tras el descabezamiento.

Fabra, que ya el pasado miércoles asumió la presidencia del PP valenciano por aclamación -fórmula no prevista en los estatutos, pero muy útil para acallar a los discrepantes-, tendrá para ello el apoyo de Génova y, especialmente, de María Dolores de Cospedal, que podría acudir a la jura después de no haber pisado Valencia desde que estalló el caso Gürtel.

Quienes lo conocen lo describen como una persona algo introvertida, muy correcta en el trato, familiar y con una gran pasión futbolística, el Club Deportivo Castellón, que acaba de descender a Tercera División por impago de salarios. Como político, es tranquilo y dialogante. Lo demostró nada más ser designado, cuando se desmarcó de la política defensiva de Camps contra toda crítica o petición de explicaciones y afirmó, por ejemplo, que recibirá a las víctimas del accidente del metro de Valencia de 2006 -Camps se negó durante cinco años- y enseñará los contratos que pide la oposición.

Fabra no domina el valenciano -ha prometido mejorarlo- y como orador no es tan hábil como Camps, según se pudo ver en su discurso de investitura.

El currículum

Personal: Nació en Castellón de la Plana en 1964. Está casado y tiene dos hijos.

Estudios: Titulado en Arquitectura Técnica por la Universidad Politécnica de Valencia.

Trayectoria: Concejal del Ayuntamiento de Castellón desde 1991 -pasó por Juventud, Obras y Urbanismo-, en 2005 fue elegido alcalde tras dimitir el anterior.

Aficiones: Su familia y nadar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint