Comunidad Valenciana

El gigante nipón Hitachi compra la firma de nanotecnología valenciana VLC Photonics

  • Es una spin-off de la Politécnica de Valencia, que participaba en su capital
Ciudad Politécnica de la Innovación, donde tiene su sede la empresa.

Hitachi High-Tech Corporation, la división tecnológica del grupo empresarial japonés, ha anunciado la compra de la mayoría del accionariado de la compañía valenciana VLC Photonics.

Se trata de una firma especializada en el desarrollo de nanotecnología y fotónica de última generación, que ahora pasa a convertirse en filial del grupo asiático.

La compañía adquirida ofrece servicios de ingeniería de circuitos integrados fotónicos (PIC por sus siglas en inglés) y se basa en la I+D. Los PIC son dispositivos en los que las funciones ópticas están integradas en materiales de obleas como silicio, fosfuro de indio y nitruro de silicio y tienen aplicaciones inmediatas en transceptores para comunicaciones ópticas.

Unas aplicaciones fundamentales en el mercado de las comunicaciones ópticas para poder ofrecer velocidades más altas y un mayor ancho de banda para satisfacer la creciente demanda y el volumen de datos en las redes. Además del mercado de las comunicaciones ópticas, los PIC se están convirtiendo en una tecnología de plataforma crítica en muchos sectores industriales, como los sistemas de detección de los automóviles autónomos, las pruebas ambientales, las ciencias de la salud y la tecnología cuántica.

La firma valenciana nació como una spin-off a partir de los trabajos de un equipo investigador del Photonics Research Labs del iTEAM de la Universidad Politécnica de Valencia. La propia universidad era uno de los socios de est nanotecnológica y esta venta supone la primera salida exitosa de su programa de spin-offs iniciado a comienzos de la década.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.