Comunidad Valenciana

À Punt reaviva los fantasmas de Canal 9 al rebasar su gasto

  • Las cuentas provisionales de 2019 revelan un desfase de casi 12 millones
  • Aunque fueron publicadas por Intervención, aún están siendo reformuladas
El centro de producci?n de ? Punt en Burjassot.
Valencia

La sombra de Canal 9, la única televisión autonómica cerrada en España, sigue siendo alargada para À Punt, su sucesora.

El canal que se creó hace cuatro años con la intención de volver a contar con una radiotelevisión pública en la Comunidad Valenciana nació condicionado por su predecesora, en parte por la promesa de los partidos políticos que la impulsaron de no volver a cometer los mismos errores.

En 2019, su primer año completo de emisión, À Punt ha vuelto a mostrar las serias dificultades para evitar que sus gastos se disparen por encima del presupuesto. Uno de los pecados que repetía Canal 9. Según unas cuentas que aún no son definitivas, Corporaciò Valenciana de Mitjans de Comunicaciò, el grupo que aglutina los medios públicos valencianos, registró unas pérdidas consolidadas de 67,57 millones de euros. Ese resultado negativo supone un desfase de casi 12 millones por encima de los los ingresos que le aporta la Generalitat Valenciana.

Cuentas reformuladas

Unas cuentas que, según indican desde la propia Corporaciò, aún no son definitivas ya que están siendo reformuladas y aún deben pasar por su consejo rector, pese a que Intervención de la Generalitat las publicó la semana pasada en la Cuenta General de 2019. Desde la televisión pública señalan que en lo sustancial las cifras no cambiarán y se tratan de modificaciones puntuales que no afectan al grueso.

Desde el departamento de Hacienda también señalaron que la publicación de las cuentas en la web por Intervención se debía a un error en la comunicación, ya que no se había notificado que estaba en reformulación.

Evitar que los costes de À Punt se descontrolasen fue una de las líneas rojas que el propio presidente del Gobierno valenciano, el socialista Ximo Puig, impuso para el nuevo ente. Por ello, en su ley de creación se incluyeron varias cláusulas que buscaban asegurar que no se iban a repetir esos desmanes. El agujero de la antigua Radio Televisión Valenciana sigue lastrando las cuentas autonómicas y siete años después de su cierre la deuda heredada por el Consell se cifra en 1.445 millones de euros.

Por ello, la ley incluyó un apartado que contempla el cese del consejo de administración en caso de que se registre un déficit con una desviación del 10% o más sobre el presupuesto, o que se incumpla la previsión de ingresos en un 25%. Según las cuentas sin reformular, esa diferencia supera el 20%. Eso si, la ley abre la puerta que no se aplique si existe "causa justificada", algo que ya se utilizó en el ejercicio 2018 y que todo apunta que volverá a esgrimirse alegando su corta historia y los escasos medios iniciales.

Giro en la dirección

Precisamente las restricciones del gasto de À Punt fueron uno de lo motivos de las disputas entre la primera directora de la televisión pública, Empar Marco, y el Gobierno respaldado por socialistas, Compromís y Podemos. La elegida para poner en marcha la nueva televisión valenciana y marcar distancias en contenidos con la antigua Canal 9 dejó su cargo el pasado marzo, tras no presentarse a la renovación.

En su lugar fue designado como nuevo director general Alfred Costa. Aunque Costa ya era jefe de emisiones en la televisión autonómica y fue concejal socialista de Torrent, procede de la antigua Canal 9, en la que empezó a trabajar en 1991 y donde ocupó varias responsabilidades. Un pasado del que no reniega y que le ha llevado a defender en público recuperar el legado de la antigua televisión valenciana. El directivo plantea atraer a la audiencia que ésta tenía antes de su cierre para elevar una maltrecha cuota de pantalla, que se situó en el 2,1% de cuota de media en 2019.

La televisión valenciana, por ejemplo, ha vuelto a emitir películas en castellano y ha lanzado una campaña publicitaria para volver a ocupar el '9' en el mando a distancia de los hogares valencianos.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Juan
A Favor
En Contra

Si la cierran, nos harán un favor. No hay dinero para malgastar en una televisión que no interesa a nadie.

Puntuación 0
#1