Universidades

El éxito de la FP convence al 66% de los jóvenes suizos

  • El éxito de su sistema educativo radica en su apertura y la multiculturalidad
Excursión de un grupo de estudiantes suizos. Imagen de Istock

En Suiza, que es un Estado federal, la educación es competencia de los cantones, gratuita y obligatoria, por ello, dependiendo del cantón, las escuelas enseñan en alemán, francés o italiano, más inglés obligatorio. Los cantones tienen mucha autonomía, eligen desde la estructura de su sistema educativo hasta las fechas vacacionales.

Los estudiantes puntúan más alto en matemáticas y en ciencias. Su éxito radica en la apertura del sistema, así como a la multiculturalidad, con motivo de la inmigración, y la combinación de la Formación Profesional con la universidad tradicional. Por ello, y por la motivación del profesorado, el fracaso escolar es muy bajo, solo una de cada 10 personas abandona cuando finaliza su etapa obligatoria.

Existen 2 millones de estudiantes de entre 4 y 25 años en Suiza. La educación se divide en cinco escalones: Preescolar (se inicia a los cuatro y cinco años, y puede durar uno o dos); Primaria (comienza a los seis y dura entre cuatro y seis años); Secundaria I (entre los 12 y 16); Secundaria II (dura entre tres y cuatro años) y escuelas de FP; por último, la Terciaria (FP superior y universidades).

Cabe destacar que Suiza invierte alrededor del 5,6% de su PIB en educación, lo que supone, alrededor de unos 23.300 millones de francos (21.500 millones de euros). La mitad se destina a la educación obligatoria y la otra mitad a la Formación Profesional. La Educación es la segunda prioridad del gasto público helvético, apenas detrás de la previsión social.

Existen quejas

Sin embargo, las quejas también existen en este país. Son tan significativas las diferencias entre cantones que a veces los padres se quejan, porque consideran que puede ser una 'pesadilla' para sus hijos mudarse de un cantón a otro y cambiar de sistema escolar. En la enseñanza preescolar, primaria y secundaria básica no existe libre elección de centro. Los niños van a la escuela (solos desde los cinco años) más cercana a su domicilio, a menos que sus padres opten por una escuela privada. Además, también hay asignaturas diferentes en cada región y la iniciación con diferentes idiomas también cambia (algunos desde cuarto curso y otros desde séptimo).

El 90% de los jóvenes en Suiza obtienen un certificado de nivel secundario II y sólo un 31% de los jóvenes se gradúan de programas universitarios, mientras que el 66% lo hacen en FP. Esto demuestra que la excelencia del sistema educativo suizo es la FP, que no sólo es importante en número de estudiantes, sino que es vista como una pieza fundamental para la economía en general. De esta manera, las tasas de desempleo en jóvenes es de las más bajas en el mundo (3,5% en 2015). La educación vocacional, como también llaman a la FP, ofrece mejores perspectivas para su empleabilidad que una educación secundaria superior generalizada, con una orientación más académica, según la OCDE. Este sistema combina, en alternancia, la educación en la escuela con el aprendizaje remunerado en la empresa.

Los salarios de los maestros suizos son los más altos de los países de la OCDE. Después de 11 años de experiencia, los profesores de enseñanza secundaria ganan casi 68.000 dólares anuales (63.200 euros) en comparación con el promedio de 37.213 de la OCDE (34.500 euros). Sin embargo, los salarios de los maestros en Suiza se han mantenido estables en términos reales desde 2000, mientras que han aumentado en la mayoría de países de la OCDE.

Universidad

Las universidades están clasificadas en lo más alto de los rankings y su profesorado es internacional. En Suiza hay 10 universidades públicas, dos Institutos Federales de Tecnología, el EPFL en Lausanne y ETHZ en Zúrich, reconocidos a nivel mundial, 10 universidades en ciencias aplicadas y 16 universidades de bellas artes o conservatorios, todos ellos gestionados por el Gobierno.

El éxito de Suiza también se refleja en la fuerte inversión del país en la investigación: se gasta el 2,2% de su PIB en investigación y desarrollo, el doble del promedio de 1,1% en la UE. El rendimiento de la investigación de las instituciones suizas les permite atraer a los mejores funcionarios internacionales. Pero la ubicación del país en el centro de Europa también es un atractivo para el personal internacional y estudiantes: tiene fronteras con cinco países y tres idiomas nacionales principales. Como resultado, el 21% de los estudiantes universitarios vienen del extranjero.

Las tasas universitarias son relativamente baratas, lo que también facilita el acceso a la educación de estudiantes extranjeros (1.500 euros anuales). Para atraer a estudiantes excelentes, el Gobierno suizo tiene un programa de becas dirigidas a extranjeros de posgrado y doctorado con buenos resultados.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin