Universidades

España, el segundo país con más Facultades de Medicina tras Corea

Varias universidades quieren abrir nuevas facultades de Medicina, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiende que cada año salgan menos egresados de las facultades de Medicina. En estos momentos, España forma a 2.600 nuevos médicos al año en 40 facultades (más que en Inglaterra y Francia conjuntamente), a pesar de que la nota media que da acceso se sitúa por encima del diez.

Según el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), esto provoca que ya el año que viene, uno de cada siete egresados no pueda optar por una plaza de médico interno residente (MIR).

Aún así, algunas universidades miran hacia otro lado y plantean nuevas aperturas. La privada Mare Nostrum de Alicante (donde ya hay cinco facultades en la comunidad) o la también privada de Vic en Barcelona, cuyo proyecto está muy avanzado (la región cuenta con ocho facultades) son las que más eco se han hecho en los últimos meses al respecto, después de que el Gobierno elaborase un borrador de un Real Decreto donde se establece la regulación del Hospital Universitario (la anterior regulación data de 1986, cuando existía el Insalud).

Con este decreto las universidades que estén autorizadas a impartir Medicina y Cirugía deberán disponer al menos de un hospital y tres centros de atención primaria de carácter universitario.

Los futuros médicos piden que se priorice la adscripción de las universidades públicas a los hospitales públicos. Además, hay muchas dudas con respecto al nuevo texto, porque son las comunidades quienes acreditan a los hospitales universitarios. Actualmente, los estudiantes a partir de tercero hacen prácticas en hospitales y hay dificultades para ubicar a los que provienen de la pública en centros públicos porque los de las privadas también hacen sus prácticas en estos. De ahí, la importancia de asignar un hospital a una universidad.

Proyectos paralizados

Algunos proyectos están paralizados por la presión de sindicatos, decanos y estudiantes: la Universidad Católica San Antonio de Alicante (privada), las facultades públicas andaluzas de Almería, Huelva y Jaén (por problemas económicos han retrasado los tres proyectos a pesar de que, por ejemplo, los Ayuntamientos de Almería y Huelva hayan cedido terrenos para la construcción de los edificios) y la de Baleares. Por su parte, la Universidad de Burgos ha hecho una solicitud para abrir una Facultad de Medicina en su campus, algo que no ha sentado bien al CEEM, quien ya se ha pronunciado rechazando la propuesta. "Sólo serviría para agravar el problema de superávit médico", aseguran.

Pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Hace unos años, se creó una alarma social ante las positivas tasas de crecimiento poblacional y las universidades se pusieron a crear facultades. Tomás Chivato Pérez, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo, asegura que "apenas hace unos años faltaban miles de médicos en España y se produjo un flujo de profesionales desde Hispanoamérica y países del Este. Se crearon facultades para paliar el déficit y llegó la crisis económica. Ahora mismo está comenzando a aparecer una bolsa de médicos en paro además de un flujo de salida de médicos españoles a otros países". El decano también explica que "En Europa, África, América, faltan médicos. Por citar un ejemplo, en Sierra Leona no hay psiquiatras ni ginecólogos. Se trata de un país emergente con cerca de 6 millones de habitantes. En EEUU calculan que en los próximos años serán necesarios decenas de miles de médicos. En los países nórdicos faltan médicos de atención primaria en zonas rurales. En Reino Unido faltan alergólogos".

Sin embargo, en España las expectativas no son muy halagüeñas. La precariedad y la inestabilidad ha aumentado en esta profesión, según el Estudio sobre la situación laboral de los médicos en nuestro país elaborado por la Organización Médica Colegial. El 41,6 por ciento de los facultativos que trabajan en el Sistema Nacional de Salud (SNS) sin plaza en propiedad lo hacen con contratos precarios.

También crece el número de profesionales que están en desempleo y que no están apuntados al paro, un dato que pasa del 22,4 por ciento al 26,8 por ciento. Por su parte, el 87,3 por ciento de los desempleados se encuentra buscando empleo. El informe, a partir de una encuesta a 11.731 médicos, también desataca que la temporalidad del empleo en este sector se ha agudizado en los últimos años. Los profesionales firman una media de 4,67 contratos al año.
 

7.000 nuevos estudiantes cada año

Somos el segundo país con más de 20 millones de habitantes en número de Facultades de esta rama, por detrás de Corea del Sur, según el Foro de la Profesión Médica. En ocho años se ha pasado de 28 facultades a 40, y de 3.450 estudiantes que acceden a los estudios a 7.000. Esto provoca un desajuste entre la oferta de plazas MIR y los estudiantes que acaban su formación universitaria, más de 1.000 anuales. La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) junto con otras organizaciones implicadas han denunciado en reiteradas ocasiones que es necesario ajustar estos dos números porque al Estado le cuesta formar un médico entre 200.000 y 250.000 euros. Además, las plazas Mir convocadas han disminuido en las dos últimas convocatorias un 10 por ciento, mientras que el número de estudiantes que acceden a esta titulación sólo lo ha hecho en un 1,35 por ciento, según el Foro de la Profesión Médica. Por su parte, Domingo A. Sánchez, vicepresidente del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina asegura que "no se ha tenido en cuenta el tiempo que se tarda en formar a un médico con una especialidad, que en el mejor de los casos, roza los 11 ó 12 años. Un déficit de planificación junto al auge de las autonomías en su interés por tener facultades de medicina lo que ha hecho que se produzca la desbordante situación que vivimos".

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin