Turismo y Viajes

Descubrir Egipto sin salir de España es posible

Egipto es el destino soñado de miles de viajeros, pero no siempre existe la ocasión de viajar hasta él. Mientras esta oportunidad se presenta podemos ir "haciendo boca" con la visita a alguno de los museos españoles que cuentan con notables colecciones de objetos y antigüedades egipcias o visitar el templo de Debod, ese pedacito de Egipto que tenemos la suerte de disfrutar en el mismo corazón de Madrid.

Los museos de imprescindible visita en nuestro país para los amantes de Egipto y su cultura son, en primer término, el Museu Egipci de Barcelona y el Museo Liceo Egipcio de León. Estos centros están exclusivamente dedicados a la milenaria civilización que se asentó a orillas del Nilo. Sus magníficos fondos se completan con la extraordinaria colección egipcia que exhibe el Museo Arqueológico Nacional en Madrid.

El proyecto de un coleccionista apasionado

La Ciudad Condal puede presumir de contar con un museo realmente excepcional y dedicado 100 % a la cultura egipcia. En diversas ocasiones sus fondos han sido prestados a otros museos y salas de exposición que se han podido beneficiar de esta manera de la riqueza cultural que atesora el Museu Egipci.

Este museo es propiedad de la Fundació Arqueològica Clos, entidad fundada hace 25 años por el conocido hotelero Jordi Clos Llombart y motivada en su pasión personal por el Antiguo Egipto. La Fundación tiene como misión la promoción y difusión del arte en general y la arqueología, especialmente del Antiguo Egipto. Clos es un prestigioso coleccionista de arte egipcio y, desde luego, se ha confirmado como un meritorio divulgador de esta cultura.

Actualmente, en el marco del 25º Aniversario de la Fundació Arqueològica Clos, el Museu Egipci acoge la exposición 'Pasión per el Egipto faraónico. 200 años de coleccionismo en el Museu Egipci de Barcelona", con más de un centenar de piezas procedente del fondo de la colección permanente del museo y documentos de la Biblioteca Jordi Clos Llombart.

Museo y centro de formación

El emblemático Palacio de Gaviria de León aloja en su interior el Museo Liceo Egipcio. Este centro posee una colección de antigüedades egipcias y una impresionante biblioteca con más de 4.000 volúmenes especializados en Egiptología, Historia Antigua, Historia de las Religiones, etc. De entre todos ellos destacan los datados en los siglos XVII, XVIII y XIX, que son manuscritos únicos, inéditos y facsímiles.

El aspecto que singulariza este museo es su faceta académica como liceo, impartiendo tanto clases presenciales sobre Egiptología como video-conferencias a través de su Aula Virtual. Gracias a sus importantes recursos y documentos electrónicos, el Museo Liceo Egipcio se ha convertido en un referente para la divulgación del arte y la cultura del Antiguo Egipto en nuestro país. Su vocación docente alcanza incluso a los más pequeños, puesto que ofrece también visitas diseñadas para niños un par de días al mes.

El Arqueológico y su colección egipcia

El Museo Arqueológico Nacional (MAN), objeto de una brillante renovación hace algunos años, es uno de los centros museísticos más importantes de la capital, de visita obligada para los aficionados a la historia. Su ubicación no podría ser más céntrica, en la calle Serrano y al lado de la plaza de Colón. Entre los fondos del MAN se incluye una interesante colección de objetos dedicada a Egipto, Nubia y Oriente Próximo, que abarca desde la Prehistoria hasta la época romana y medieval. El público puede contemplar sarcófagos, ushebtis, amuletos, momias, estelas, esculturas de divinidades… objetos en gran parte procedentes de excavaciones arqueológicas en Ehnasya el Medina y distintos yacimientos nubios.

Un templo egipcio en Madrid

Aunque parezca increíble en Madrid se puede visitar un auténtico templo egipcio. La historia de cómo llegó hasta aquí el templo de Debod es conocida: fue un regalo del Gobierno egipcio para agradecer la ayuda española en los trabajos de reubicación de monumentos por la construcción de la presa de Aswan en los años 50. El templo de Debod, cuya antigüedad es de 2.200 años, llegó a España en 1968 y se encuentra instalado en una pequeña colina junto al paseo del Pintor Rosales, rodeado de jardines. Sus puestas de sol son de las bonitas de la capital.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado