Turismo y Viajes

Ya no es necesaria la tarjeta de embarque para reclamar una indemnización a una aerolínea

El Tribunal Europeo de Justicia acaba de confirmar que ya no es necesario presentar las tarjetas de embarque para presentar una reclamación. Puesto que las decisiones de este tribunal son vinculantes para todos los tribunales de la UE, a partir de ahora será más fácil obtener una compensación cuando surja cualquier retraso, cancelación o denegación de embarque en un vuelo, pues no será imprescindible adjuntar esta documentación.

Hasta ahora, las aerolíneas solicitaban a los pasajeros presentar su tarjeta de embarque para recibir una compensación en caso de reclamación. De este modo, se suponía que demostraban que estaban en el aeropuerto el día de la salida de su vuelo. Según la compañía de reclamaciones aéreas Air Help, esta estrategia ayudó a las compañías aéreas a evitar el pago de indemnizaciones en muchos casos, cuando en realidad una tarjeta de embarque sólo confirma la información que cualquier compañía aérea ya tiene en su sistema.

"Desde AirHelp siempre hemos considerado que tener un billete electrónico debería ser suficiente. Hemos luchado con éxito contra esta táctica injusta de las aerolíneas en tribunales de toda Europa, por lo que estamos muy satisfechos con la decisión que acaba de tomar el Tribunal Europeo de Justicia y consideramos que tendrá un impacto muy importante en los derechos de los pasajeros ya que no van a necesitar presentar una tarjeta de embarque", afirma Paloma Salmerón, directora de Comunicación Global de AirHelp.

"Esto supone una gran noticia para los viajeros", agrega Salmerón, ya que por lo general la mayoría de los pasajeros no guardan la tarjeta de embarque. AirHelp calcula que unos 9 millones de pasajeros tienen derecho a una indemnización por retraso de vuelos cada año.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.