Turismo y Viajes

La IATA quiere más accesibilidad en los aviones

Récord Guinness, 100 usuarios de sillas de ruedas mueven un Boeing 787 Dreamliner por la pista en Heathrow.

El envejecimiento de la población y el buen poder adquisitivo de los boomers en general -el grueso de quienes fueron babyboom entre los sesenta y los ochenta- plantea el reto de la accesibilidad a la IATA. Y no sólo para pasajeros en silla de ruedas. En Dubai, la institución de la aviación mundial celebra su Global Accessibility Symposium, patrocinado por Emirates, los días 5 y 6 de noviembre, para ponerse al día con todos sus clientes.

Los incidentes de pasajeros con discapacidad física subidos en andas por la escalera del avión o sin posibilidad digna de ir al aseo durante el vuelo se han venido incrementando en los últimos años. Las denuncias contra las compañías no preparadas para el desafío han ido apareciendo en periódicos y televisiones, y la IATA quiere tomar cartas en el asunto en busca de soluciones.

Muchos aeropuertos se han dotado ya de plataformas elevadoras de sillas de ruedas hasta la puerta del avión, o minibuses de altura especial para el mismo fin, los espacios que podemos ver en los principales aeropuertos dedicados a la atención a personas mayores o con discapacidad son cada vez más amplios y ofrecen más servicios, incluyendo espacios adecuados para el aseo de personas muy dependientes, como hijos con parálisis cerebral o personas muy ancianas, para quienes los actuales aseos de los aeropuertos, por espaciosos que sean, no son aptos.

Estos pasajeros específicamente cuelgan en redes sociales a menudo fotos de denuncia de su situación, con sus hijos o ancianos literalmente tirados en el suelo del aseo público, con toallas, para cambiarlos de pañal o ropa interior o transferirlos al inodoro sin ayuda técnica. Un ejemplo de soluciones en esa lucha es www.changing-places.org que publica un mapa de todas las instalaciones aptas repartidas por el mundo. Situaciones como ésa son habituales en los tiempos previos a la salida de un vuelo o durante una escala, y esa falta de espacios adecuados se convierte en pesadilla para esos usuarios.

Un viaje es siempre un desafío para personas con limitaciones de movilidad, y eso incluye no sólo a usuarios de silla de ruedas sino a personas con ceguera o baja visión, por ejemplo. Para un pasajero ciego no es fácil reubicar cuál era su asiento tras levantarse para ir al aseo, y a fecha de hoy tampoco sabe si el aseo está libre u ocupado, ni puede tampoco elegir por sí mismo su plato preferido del menú.

Auditoría de accesibilidad visual de un A321 de Iberia, por NATIVE Hotels y Puntodis, en 2012.

Para aportar independencia en todas las situaciones hay soluciones, y la IATA debe establecer qué elementos accesorios pueden incorporarse al mobiliario del avión -etiquetas en braille, planos de orientación en relieve y en material ignífugo...- para ser aplicado por cada fabricante aeronáutico. Como también las soluciones vía web como www.chefs-voice.com, el sistema que a partir de un texto en Word del menú del restaurante es leído en 12 idiomas al usuario con ceguera o baja visión, vía código QR.

En el evento de Dubai se escuchará de nuevo a representantes de los derechos civiles argumentando, como desde hace décadas, la Convención sobre Derechos de las Personas con Discapacidad, en un intento de presionar específicamente a la reguladora de la industria aeronáutica en un tiempo en el que el 11% del PIB mundial es el turismo y en el que el 20% de los turistas buscan información previa sobre accesibilidad, por ellos mismos o por amigos o familiares viajando con ellos.

Tomará la palabra con sus experiencias viajando en aviones por el mundo el medallista paralímpico Heinrich Popow. Y una mesa redonda entre viajeros frecuentes con discapacidad y representantes de líneas aéreas promete ser ilustradora.

Otras ponencias abordarán el diseño universal del interior de los aviones, las discapacidades no visibles -ceguera, sordera- y todos los procesos de atención al público que deben ser modificados de alguna forma ante el paulatino aumento de pasajeros de edades avanzadas que se convierten en pasajeros frecuentes. Las españolas Iberia y NATIVE Hotels & Accessible Tourism acuden al evento.

Por Álvaro De Ramón Murillo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.