Turismo y Viajes

El Llorenç, un lugar mágico con vistas a la bahía de Palma

Este establecimiento mallorquín regala al viajero una experiencia única en un ambiente de lujo. Situado en el corazón de Palma de Mallorca, con vistas al mar y a la catedral, El Llorenç se postula como una de las mejores opciones para disfrutar de las maravillas de la ciudad durante una grata estancia con servicios de 10.

Su estética es de lo más llamativa, obra del diseñador sueco Magnus Ehrland, que ha sido el encargado de crear un nuevo concepto de hotel capaz de sorprender a sus huéspedes desde el primer instante. Las singulares habitaciones, de un mínimo de 19 metros cuadrados, destacan por un diseño que mezcla los toques clásicos de antiguos palacios de Mallorca con elementos de vanguardia. Éstas están equipadas con todo tipo de comodidades para asegurar una estancia de ensueño.

Pero si hay algo que llama especialmente la atención en El Llorenç, es su rooftop. Aquí, unas vistas incomparables de la ciudad vienen acompañadas de una imponente infinity pool con zona de solarium que quita el hipo. También dispone de un bar en el que se sirven deliciosos cócteles y snacks gourmet para darse un capricho.

El hotel cuenta con varios espacios gastronómicos de gran calidad. El restaurante TANNUR, cuyo nombre hace referencia a un horno de arcilla árabe encontrado durante las excavaciones previas a la construcción del edificio, ofrece platos internacionales con influencia de las raíces culinarias de la zona. Por otro lado, el restaurante Dins Santi Taura regala a los comensales un viaje por la cocina tradicional balear.

Para poner el broche final a una experiencia que excede cualquier expectativa, su centro wellness está listo para proporcionar momentos de relax. Dispone de piscina climatizada, sauna, baño turco, duchas de sensaciones y una amplia carta de masajes y tratamientos.

https://www.elllorenc.com/es/

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.