Turismo y Viajes

PASMO Passport, la tarjeta de transporte público para moverse por Tokio

Con una superficie de más de 2.000 kilómetros cuadrados y una población que supera los 13 millones de personas, Tokio es una de las mayores ciudades del mundo. Turismo de Tokio, pensando en la comodidad del viajero, ha renovado la tarjeta de transporte público PASMO Passport en septiembre, que permite el cómodo tránsito por la capital y Japón utilizando diversos medios de transporte como el tren o el autobús.

Este abono, además de contar con los populares personajes de la empresa japonésa Sanrio, ofrece otras ventajas extra, como la posibilidad de adquirir diversos productos en máquinas expendedoras y descuentos en los principales atractivos turísticos.

Se puede conseguir tanto en el Aeropuerto Internacional de Narita, más concretamente en el centro de información Skyliner & Keisei, y en el centro de información turística de Keikyu del Aeropuerto de Haneda, además de en otras estaciones de tren de la ciudad.

Además, la tarjeta tiene una validez de 28 días después de la compra y cuenta con dos modalidades, tarjeta para adultos y para niños, pudiendo utilizar esta última aquellos que cumplan menos de 12 años en ese mismo año.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.