Turismo y Viajes

El Instituto de Cultura Gastronómica Hispano-China se presenta en Madrid

  • España y China se unen a través de esta institución con el objetivo de crear alianzas en los sectores de hostelería y turismo.

Madrid será la sede del Instituto de Cultura Gastronómica Hispano-China que abrirá sus puertas al primer grupo estudiante chino el próximo mes de septiembre. El organismo, presentado oficialmente en la Casa Club de Madrid, nace con el objetivo de fomentar un vínculo entre España y China en ámbitos como el turismo y la gastronomía y tender así un puente que traerá a cientos de estudiantes a nuestro país.

María Li Bao, empresaria dedicada al sector de la hostelería desde hace más de 30 años, que representa los intereses de China en España, y Mónica Muñoz, empresaria del mundo de la comunicación en el ámbito agroalimentario, fueron las encargadas de explicar cómo se van a desarrollar las actividades del nuevo Instituto de Cultura Gastronómica Hispano-China.

Ambas empresarias afirmaron que la verdadera vocación de dicha institución es la de formar y divulgar la cultura gastronómica de los dos pueblos. "España es una de las potencias gastronómicas mundiales hoy en día", declaraba Mónica Muñoz, "y China, que siempre ha estado y está a la vanguardia en el sector, entiende que la cocina española es la mejor preparada a la hora de formar a sus profesionales en lo que a dieta mediterránea se refiere".

Entre los proyectos principales que pondrá en marcha próximamente el Instituto destacan los planes de intercambio y el refuerzo de convenios con Universidades de China, gracias a los cuales escuelas españolas de hostelería acogerán a estudiantes asiáticos para ofrecerles una titulación homologada y lograr que conozcan de manera integral la despensa española. De hecho, ya en septiembre vendrá el primer grupo a nuestro país.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.