Turismo y Viajes

Grupo Inversor Hesperia se hace con el resort de lujo La Manga Club

Grupo Inversor Hesperia (GIHSA), presidido por Jose Antonio Castro Sousa, ha llegado a un acuerdo con Arum Group para comprar una participación de control del resort de lujo La Manga Club, con una superficie global de 560 hectáreas y una posición privilegiada frente al Mar Menor, al Mediterráneo y junto al Parque Natural de Calblanque.

Este complejo turístico y residencial suma, además, una importante oferta de instalaciones y equipamientos deportivos y que, hasta la fecha, formaba parte de la cartera de activos de Inmogolf, sociedad vinculada a Arum Group. GIHSA adicionalmente a la compra invertirá en la mejora del complejo, con el objetivo de crear el mejor resort vacacional y de ocio del sur de Europa.

Arum Group, a través de su filial Inmogolf, continuará gestionando el negocio inmobiliario en La Manga Club, que cuenta con un largo recorrido dado al gran atractivo turístico de la zona. "Hesperia es el partner adecuado para continuar con este proyecto de expansión, ya que la operación refuerza no solo la expansión del resort de La Manga Club, sino el desarrollo de toda la zona, con un enorme potencial de crecimiento turístico residencial", apunta Jesús Abellán, CEO de Arum Group.

Operación estratégica para GIHSA

Inaugurado en 1972, La Manga Club ha vivido diferentes fases de ampliación hasta convertirse en uno de los resorts vacacionales más relevantes del sur de Europa.

Con esta operación estratégica, GIHSA refuerza su actividad de negocio en el segmento de resorts Premium en la Península, y da un paso significativo en su plan de expansión tras la puesta en marcha a finales del año pasado de un nuevo plan de negocio independiente.

En palabras de Jordi Ferrer, CEO de GIHSA, "esta operación se alinea a la perfección con nuestra estrategia de apostar por crecer en el mercado hotelero con activos de calidad, que nos permiten seguir avanzando como un referente del sector hotelero español y, en este caso en concreto, nos va a permitir crear el mejor resort del sur de Europa".

La Manga Club se suma a la cartera de activos en propiedad y gestión de Hesperia, formada por más de 5.000 habitaciones en propiedad, explotación y gestión, 29 hoteles, 6 resorts vacacionales ubicados en Baleares, Península y Canarias, y 23 hoteles urbanos situados en las principales ciudades de la Península.

La Manga Club cuenta con el hotel de cinco estrellas, Príncipe Felipe, que dispone de 192 habitaciones y un amplio catálogo de servicios que incluye una piscina al aire libre, gimnasio, numerosos salones y salas para reuniones, un Junior Club y zona de juegos, y una variada oferta de bares y restaurantes, entre otros. Este establecimiento pasa a sumarse al catálogo de hoteles vacacionales de Hesperia Hotels & Resorts, que hasta ahora se concentraba en Canarias y Baleares, donde cuenta con cuatro resorts, tres de ellos incluidos en la alianza estratégica con Apple Leisure Group (ALG).

En este sentido, GIHSA no descarta la opción de cerrar un acuerdo comercial con un operador internacional para alguno de los hoteles de La Manga Club, como destaca el CEO de la compañía, Jordi Ferrer: "Nuestra estrategia es siempre buscar el mejor recorrido para cada hotel".

A la oferta hotelera del resort se suman 200 apartamentos de cuatro estrellas (Las Lomas Village), especialmente diseñados para disfrutar de unas vacaciones en familia, con áreas comunes que incluyen 2 piscinas y zonas de recreo y restauración. En esta área residencial se ubica un wellness centre de 2.000 metros cuadrados (13 salas de tratamientos, saunas, salas de vapor y jacuzzis), un centro de alto rendimiento para deportistas (CAR), y un gimnasio con una piscina cubierta de 25 metros tamaño semi olímpico, todo ello a disposición de los clientes del hotel Príncipe Felipe, Las Lomas y los residentes.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.