Transportes

IAG amenaza a BA como ya hizo con Iberia: no le dará flota si no es rentable

  • British Airways se centrará en reducir costes y optimizar itinerarios
  • Riesgo de recortes de personal si no cumplen los objetivos marcados

IAG (International Airlines Group) le da a British Airways de la misma medicina que ya le aplicó a Iberia hace prácticamente un año. Si el holding que integra estas marcas condicionó la formalización de un megapedido de aviones de largo radio (para vuelos a Latinoamérica) a que Iberia resolviera su excesivamente cara estructura de costes y volviera a ser rentable, hace dos semanas también amenazó a British Airways con reubicar 21 nuevos aviones A320Neo de la aerolínea británica si no mejora su rentabilidad en el negocio de corto radio: los vuelos domésticos.

Este tirón de orejas para los socios británicos de Iberia tiene su origen en el último Día de los Mercados de los Capitales que IAG celebró el 15 de noviembre 2013. En la presentación a los analistas ya se hablaba de la situación de British Airways y de la necesidad de mejorar entre 100 y 150 millones de libras esterlinas (entre 125 y 190 millones de euros) el negocio de corto radio en 2015. Para ello, la aerolínea británica está tomando varias medidas en el negocio de vuelos domésticos con el objetivo de cumplir ese compromiso.

British Airways se centrará en la reducción de costes, la optimización de itinerarios y la red de destinos y una utilización más eficiente de los aviones en el aeropuerto de Gatwick.

¿Recorte de personal?

Pero, ¿qué pasaría si en 2015 British Airways no alcanza estos objetivos? Un portavoz oficial de IAG consultado por este periódico se limita a contestar con la información facilitada en el Día de los Mercados pero a nadie se le escapa que, como ya ha ocurrido con Iberia, el fantasma del recorte de personal empezaría a planear sobre la socia británica de la aerolínea presidida por Luis Gallego.

El impacto de la reestructuración de Iberia para lograr su rentabilidad está siendo muy grande en los últimos años. No sólo por el esfuerzo de los trabajadores en ahorrar los costes reduciéndose el sueldo y aumentando su productividad, sino por la reducción de su fuerza laboral hasta la mínima expresión. Al primer ERE aplicado en la compañía, que ha supuesto la salida de 3.141 empleados, se suma el anunciado recientemente, que se saldará con 1427 trabajadores más (1.183, en el colectivo de tierra; y 244, en el colectivo de pilotos) que dejarán la aerolínea. Entre los dos recortes suman 4.600 personas.

No sería entendible que en el caso de British Airways no se aplicaran las mismas medidas laborales si no logra los objetivos fijados por la dirección de IAG, encabezada por su consejero delegado, Willie Walsh.

Agravio comparativo

Aunque nunca se ha reconocido oficialmente, desde el comienzo de la fusión en el seno de Iberia ha existido cierto malestar por el agravio comparativo que en ocasiones sufre con su socia británica British Airways. Mientras que en las rutas latinoamericanas, la aerolínea española ha tenido que realizar encajes de bolillo para poder rentabilizarlas (incluyendo el cierre de las mismas durante un periodo, con el coste político que ha tenido para la compañía), BA vive en su negocio hacia Asia un sueño del que muy pocas aerolíneas pueden presumir.

Volar desde la City y el perfil de clientela de negocios (de muy alto standing) que presenta la aerolínea en estas rutas no le obliga a hacer esfuerzos en competitividad, ya que el ingreso por pasajero no es el problema. ¿Pero eso significa que British Airways es competitiva y eficiente en este negocio? La respuesta podría ser no si se compara con el esfuerzo de Iberia en un mercado mas complicado. IAG debería analizar seriamente esta situación.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud