Transportes

El Puerto de Valencia suspende su formación para nuevos estibadores por "presión sindical"

  • El presidente carga contra Coordinadora por impedir las prácticas
  • 70 alumnos, el grueso parados, hacían el curso con fondos públicos
  • El comité de empresa (liderado por CCOO) rechaza la acusación
Aurelio Martínez, presidente del Puerto de Valencia y de la Fundación Valenciaport. GUILLERMO LUCAS
Valencia

La Fundación Valenciaport, en la que participan las empresas que operan en el Puerto de Valencia y la propia Autoridad Portuaria, ha suspendido las clases para la obtención del Certificado de Profesionalidad de la Estiba que empezó a impartir en diciembre a un total de 70 alumnos, el grueso desempleados. En concreto, este curso subvencionado con fondos públicos del Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Labora) ha sido cancelado al no poder garantizar que los alumnos realicen las preceptivas prácticas en los muelles del recinto valenciano, y la razón de que no puedan realizarlas es que los sindicatos de estibadores, en particular el mayoritario Coordinadora, ha presionado a las empresas para que rechacen la formación de nuevos profesionales, según defiende la propia fundación.

Este fue el relato de los hechos que expuso el propio presidente del Puerto de Valencia y de la Fundación Valenciaport, Aurelio Martínez, en un encuentro con los alumnos realizado este viernes para informarles sobre la fortuita cancelación de su formación. El dirigente explicó de primera mano la situación, y lo hizo cargando las tintas contra el sindicato mayoritario de la estiba. "En enero tuve una reunión con un grupo de estibadores. Nos dijeron que se estaba negociando el V Acuerdo Marco en Madrid y que lo que estábamos haciendo nosotros no lo iban a aceptar, que los temas de formación estaban en ese proceso de negociación y que, por lo tanto, iban a estar en contra de esos cursos que estáis recibiendo vosotros", precisó Martínez este viernes a los alumnos -según ha podido constatar elEconomista-.

"Lo que hicimos a continuación fue reunirnos con los empresarios", continuó el dirigente. "El problema que tenemos son las prácticas, son 400 horas de prácticas. Los empresarios nos dijeron que a ellos sí que les apetece que continuemos con la docencia, pero que no están dispuestos a firmar ningún escrito garantizando las prácticas que necesitáis. Es verdad que cuando hay poca gente, cuando se trata de 12 o 15 personas, pues hay algunas terminales con una relación distinta con los estibadores y, a lo mejor, lo admitirían. Pero no para 70. Sois mucha gente. Los empresarios no quieren firmar ningún acuerdo. Podríamos obligarles legalmente, pero eso traería consecuencias para ellos", agregó.

Aurelio Martínez explica a los afectados la suspensión de su formación. EE

¿De qué consecuencias se trata? Preguntaron los alumnos, a lo que Martínez respondió sin ataduras. "Todo depende de los mecanismos de presión que vayan a hacer determinados sindicatos, en concreto, Coordinadora. Hay algunas terminales que no han suscrito los acuerdos y que van por libre (Intersagunto, en Gandía...) y ellos probablemente admitirían a algunas personas. Pero son muy poquitas. Con las grandes terminales en Valencia va a ser complicado. ¿Por qué? Hay varias razones. No se trata de que vaya a haber violencia, no se trata de eso. No hace falta. Honestamente, no hace falta. Basta con que los estibadores no doblen manos, vayan haciendo las cosas con lentitud etc. Y eso le hace un daño económico tremendo a las terminales. Por eso nadie se atreve a hacer vuestras prácticas, por que son conscientes de que pueden sufrir mecanismos de presión. Lo que están esperando es que el V Acuerdo Marco dé pistas de por dónde puede ir la formación", detalló.

De nuevo incisivo, Aurelio Martínez resumió la posición de empresas y sindicatos. "¿Qué quieren las partes? Unos lo que quieren es la liberalización, como es lógico, y otros lo que quieren es controlar el proceso de la estiba desde la formación. No sé si me entendéis: 'Si yo controlo quién entra en la formación controlo también quién entra a trabajar en la estiba'", aseveró el presidente del Puerto de Valencia.

"Es casi imposible que se os puedan garantizar las prácticas, y sin las prácticas el curso no vale para nada, sinceramente. Sirve para que tengáis un certificado, pero me parece que es un engaño, que os estaríamos engañando", zanjó Martínez, si bien se ofreció a "hablar con la conselleria y ver si pueden mantener las subvenciones sin que estén garantizadas las prácticas".

CCOO: "No entiendo cómo se ha lanzado el curso sin tener garantizadas las prácticas"

Preguntado al respecto, el presidente del Comité de Empresa del Centro Portuario de Empleo de Valencia, Jorge García Faerna, se desmarcó de las acusaciones. "Por parte del comité no ha sido así. Somos conscientes de que hay libertad de formación. Es más: todo lo contrario. Yo personalmente me he esforzado en que salga adelante este curso. Lo que tenemos que hacer es formar y adaptar los trabajadores portuarios a los nuevos retos. Debe ser así, debe ser libre el acceso", afirmó.

El dirigente, que lidera desde CCOO la coalición de cuatro sindicatos que desbancó a Coordinadora del poder en el comité de Valencia, agregó que no tiene "ni idea" sobre por qué no se ha llegado a un acuerdo para realizar las prácticas de estos alumnos en el puerto. Y agregó una crítica a la organización del mismo: "No entiendo cómo se ha lanzado el curso sin tener garantizadas las prácticas", dijo. Por lo que respecta a Coordinadora, este periódico intentó sin éxito obtener la versión del sindicato mayoritario. Ni su departamento de comunicación a nivel nacional ni su líder en Valencia, Óscar Martínez, quisieron atender a elEconomista.

El grueso de los alumnos asistentes a la charla se mostraron partidarios de continuar con la teoría a expensas de que la Fundación Valenciaport encuentre una solución para la realización de sus prácticas. Algunos de ellos lamentaron que habían dejado puestos de trabajo para abordar esta formación con la esperanza de entrar en la estiba en el marco de su liberalización. Otros subrayaron que han renunciado a su prestación por desempleo para cursar el certificado. De los tres grupos totales, dos de ellos los aglutinaban personas desocupadas.

Fundación Valenciaport: "Esto trunca las expectativas de entrar a trabajar en la estiba"

Los alumnos fueron advertidos por correo previamente de que el curso se suspendía. "Como ya anticipamos el viernes pasado, el sector de la estiba portuaria se encuentra en un momento de profundo cambio que afecta al desarrollo programado de los certificados de profesionalidad en marcha. En este contexto, la negociación del V Acuerdo Marco, que concluirá en el momento en que éste entre en vigor, contempla determinados pactos entre empresas y sindicatos relativos al formato y condiciones en que se deberán realizar las prácticas no laborales obligatorias vinculadas al citado certificado, que imposibilitan la realización de dichas prácticas y por lo tanto la finalización con éxito del certificado de profesionalidad ofertado", les explicó el director general de la Fundación Valenciaport, Antonio Torregrosa.

"Desde la Autoridad Portuaria y la Fundación Valenciaport hemos hecho todo lo posible por alcanzar los acuerdos necesarios que garantizasen el normal desarrollo de las prácticas tal y como estaban previstas; lamentablemente, las reuniones que se han mantenido esta semana con los todos los actores implicados no han finalizado con la firma de los convenios necesarios para dar cobertura en 400 horas de prácticas a las 75 personas inscritas en los cursos subvencionados y nos vemos obligados a suspenderlos ahora, cuando no llevan más de 10 sesiones dictadas y no dejar que esta situación llegue a junio con 450 horas de teoría y sin posibilidades de finalizar el certificado", agregó en la misma línea.

Buque amarrado en el Puerto de Valencia. EE

El directivo se mostró enfadado y empático con los afectados. "Para algunos de vosotros me consta que esto trunca las expectativas de entrar en el sector y trabajar en la estiba, algo que era una aspiración de hace años; para otros era una nueva oportunidad en un sector desconocido; somos conscientes de que para todos es una situación muy lamentable. No dudéis que para nosotros, como entidad de formación con una trayectoria de más de 25 años trabajando para y por este sector, también lo es. Es un situación que jamás se nos ha dado, y que también trunca muchas expectativas y futuras iniciativas", expuso.

"De sobra conocéis la ilusión y ganas con la que arrancábamos los días 26 y 30 de diciembre los cursos; nos cuesta mucho tomar esta decisión pero después de apurar todas las posibles soluciones, no vemos más salida que parar aquí, por lo que hemos notificado a la Generalitat (Labora) la situación para que tome las medidas oportunas ante la suspensión definitiva de los cursos", concluyó en su misiva antes de reiterar sus "disculpas por esta situación tan lamentable".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0