Transportes y Turismo

Portugal ya supera los ingresos turísticos previos a la pandemia

  • Prevén ingresar unos 19.000 millones por turismo en este 2022
Plaza del Comercio, en Lisboa. Foto: Alamy.

Portugal se prepara para un verano de recuperación plena del turismo tras dos años de pandemia, con la expectativa de retomar o incluso superar los niveles de 2019 a pesar de la nueva ola de coronavirus, la llegada de la viruela del mono y la guerra en Ucrania.

Motor de la recuperación del país en la década anterior, el turismo portugués vivió en 2019 un año de récords con 27 millones de viajeros e ingresos de 18.300 millones de euros, cifras inéditas hasta la fecha.

Pero la pandemia puso freno bruscamente al crecimiento del sector, que tras dos años de confinamientos y restricciones a la movilidad confía en recuperar su brillo en 2022.

"Estamos viendo señales de recuperación muy claras. Si comparamos los números de marzo con 2019 ya estamos por encima. Tenemos un 5% más de ingresos", explicó a EFE el presidente de Turismo de Portugal, Luís Araújo.

Desde el Gobierno portugués confirman la tendencia. "Estamos, de verdad, viviendo un período de recuperación, pujante", aseguró esta semana la secretaria de Estado de Turismo, Rita Marques, en un acto en el norte del país.

La previsión es que "la buena dinámica continúe hasta el final del año, para que 2022 cierre más o menos en línea con los ingresos de 2019, en la orden de los 19.000 millones de euros", refirió.

La pandemia ya no asusta

Los más recientes coletazos del coronavirus, que deja en Portugal una sexta ola con incidencias y contagios que no se veían desde la llegada de ómicron -30.000 casos diarios de media-, no parecen asustar al turismo portugués.

El Ejecutivo portugués ya avanzó esta semana que, al menos de momento, no se plantea volver a las restricciones.

"Los turistas no son el elemento más grave en la transmisión de la enfermedad", señala el presidente de Turismo de Portugal, que dice que los controles de movilidad no tuvieron los efectos esperados.

"Son las entidades internacionales de salud las que lo dicen, de la covid-19 o de cualquier otra enfermedad", señala, en un momento en el que Portugal se ha convertido en uno de los mayores focos de Europa de la viruela del mono.

Las autoridades sanitarias han confirmado 74 casos en el país.

La guerra en Ucrania, distante

El otro foco de incertidumbre en este 2022, la guerra en Ucrania, tampoco parece amenazar al turismo portugués.

El presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa, aseguró recientemente que Portugal es por ahora un "beneficiario líquido" de la situación en Ucrania, que está a más de 3.300 kilómetros del territorio portugués.

"Portugal es visto como distante de la guerra para el turismo y la inversión", defendió.

El presidente de Turismo de Portugal cree que está calando "un mensaje de confianza para el mercado de que Europa es un destino seguro para viajar, incluso los países que están en la frontera del conflicto".

Y así lo muestran las cifras: Araújo destaca que en una reciente reunión de la Comisión Europea de Viajes (ETC, en inglés) se verificó que el 75% de pasajeros de largo recorrido -con origen en mercados como Estados Unidos, Canadá, Asia o Brasil- dice que quiere viajar a Europa. "Esto es muy positivo", insiste.

Aumento de costes para el sector

Aun así, los efectos de la guerra sí se hacen sentir sobre las empresas turísticas, que han visto aumentar sus costes.

Una encuesta divulgada esta semana por la Asociación de Hostelería, Restauración y Similares de Portugal (Ahresp) recogía que el 94% de las empresas del sector sintió el impacto de la guerra en Ucrania y la presión inflacionista en su actividad desde principios de este año.

Esa presión ya ha empezado a trasladarse a los clientes: el 51% de los alojamientos turísticos actualizaron sus precios de venta hasta un máximo del 15%, según la Ahresp.

Aunque las perspectivas para el verano de estas empresas se mantienen positivas -el 73% espera que sea igual o mejor que el de 2019-, en el sector ya hay voces que avisan de que el aumento de costes puede afectar al ritmo de la recuperación.

"La recuperación no será tan rápida como sería deseable, porque las empresas todavía están muy debilitadas en términos de tesorería y capacidad de invertir", alertó el presidente de la Confederación de Turismo lusa, Francisco Calheiros, que pidió apoyos y una reducción de la carga fiscal.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud