Telecomunicaciones

Hispasat pone en servicio su 'Amazonas Nexus' el próximo 15 de julio con contratos de 600 millones

  • El grupo español supera las expectativas al vender el 80% de su capacidad una semana antes del estreno
  • La inversión inicial rondó los 300 millones para un satélite con 15 años de actividad
  • El servicio ofrece conectividad al Ejército de los EEUU, aerolíneas y barcos en travesías atlánticas

La compañía española Hispasat pondrá en servicio su satélite Amazonas Nexus el próximo 15 de julio, con contratos firmados por valor de 600 millones de euros, un importe que duplica su inversión de 300 millones de euros. Si todo marcha como está previsto, el operador y proveedor de servicios por satélite de Redeia completará la próxima semana una aventura tecnológica y empresarial que se inició a finales de 2019, poco antes de que la pandemia dislocara todos los planes iniciales.

Durante casi cuatro años, Hispasat ha trabajado en un proyecto que el pasado 7 de febrero inició su viaje espacial desde el lanzamiento en la base de Cabo Cañaveral (Florida, EEUU) a bordo de un cohete Falcon 9 Space X, del magnate Elon Musk. Durante los últimos seis meses, el satélite ha ido completando todas las pruebas incluida la llegada a la posición geoestacionaria, situada a 36.000 kilómetros de la Tierra, para después proceder a su encendido, el despliegue de las antenas y de los equipos de transmisión, así como la realización de todas las pruebas preceptivas hasta la ubicación definitiva en la estación orbital (61º Oeste). Tras ese periplo, solo resta el inicio de su actividad comercial, que ya cuenta con el interés explícito de grandes compañías aéreas estadounidenses y todo tipo de embarcaciones que a diario se desplazan por los corredores del Atlántico Norte y Sur y Groenlandia, así como para los usuarios situados en las zonas remotas del interior de todo el continente americano.

Programa encarrilado

Miguel Ángel Panduro, consejero delegado de Hispasat, considera un éxito el cumplimiento del programa de Amazonas Nexus, así como el hecho de disponer de un backlog -cartera de contratos- de los referidos 600 millones de euros, según explica en una entrevista por videoconferencia con elEconomista.es.

Miguel Ángel Panduro: "Se trata de una gran noticia para la compañía y, en particular para el programa Amazonas Nexus, ya que a día de hoy está cumpliendo por encima de las expectativas"

"Ha sido un acierto la combinación de un satélite de última generación unido a la precisión del momento en el que tomamos la decisión", añadió. De esa forma, la compañía española obtendrá un rendimiento que, desde el primer momento de actividad, duplicará la inversión de 300 millones de euros realizada en el satélite. "Se trata de una gran noticia para la compañía y, en particular para el programa Amazonas Nexus, ya que a día de hoy está cumpliendo por encima de las expectativas". De hecho, la compañía ha alcanzado varios acuerdos comerciales para el arrendamiento a largo plazo del 80%, por lo que cubre la mayor parte de la totalidad del plan de negocio.

"Ya está comercializada prácticamente toda la capacidad que teníamos en Estados Unidos y en el Atlántico, así como la que teníamos prevista en América del Sur, a lo que se suma otros remanentes en Centroamérica y en espera del cierre de otros contratos en los próximos meses", adelantó Panduro.

Clientes 'ancla'

Entre los 'clientes anclas' del satélite geoestacionario de alto rendimiento, cuya vida estimada alcanza los 15 años, destaca el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, así como el acuerdo con el operador nacional de telecomunicaciones Groenlandia, Tusass, quien prestará acceso a Internet en las localidades más remotas del norte y este del país ártico. En concreto, se estima que el satélite de Hispasat podría resolver la orfandad de conectividad de cerca de 50.000 personas que actualmente viven sin conexión en la gran isla del Océano Glacial Ártico.

Según Panduro, existe "una demanda muy importante en el ámbito de la movilidad, particularmente en el sector aéreo, ya que todas las compañías aéreas serán clientes de Amazonas Nexus, en concreto para las que cubren las rutas de los corredores atlánticos norte y sur.

En el caso concreto de las Fuerzas Espacial estadounidenses, el satélite será el nuevo aliado tecnológico para la misión Pathfinder 2. "Ese contrato exige los más altos niveles de seguridad, que en parte se cumplen con el sistema de encriptación CNSSP-12 para la telemetría y el telecontrol, idóneo para misiones críticas", indican fuentes de la compañía.

Dentro del continente americano, Hispasat proporcionará a Intelsat varios gigahercios de capacidad en banda Ku, para llevar conectividad internet en medio de la selva amazónica, por ejemplo. Esa cobertura ayudará "a evitar que la brecha digital siga creciendo y tengan acceso a derechos digitales, educación y sanidad en lugares remotos", según valoró el pasado febrero el presidente de Hispasat, Jordi Hereu. Respecto a la operativa previa a la puesta en marcha del satélite, el pasado junio se realizó el despliegue de los paneles solares, lo que permite al satélite alcanzar la máxima potencia eléctrica para sus servicios. Este sistema se complementa con un conjunto de baterías que garantizan el funcionamiento total del satélite en los periodos de eclipse que se producen en los equinoccios de primavera y de otoño, y cuya duración máxima diaria alcanza los 72 minutos. También se procedió hace unos días al despliegue de los reflectores de las antenas, mediante órdenes enviadas desde el Centro de Control, así como la fase de pruebas en órbita. En esas comprobaciones se analizó el estado y prestaciones del satélite una vez ha superado el lanzamiento y la fase EOR (Electric Orbir Rasing). Tras todo lo anterior, el satélite prevé afrontar su inminente estreno operativo sin sobresaltos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud