Telecomunicaciones

El 43% de los ingresos vendrán de servicios que no existen hoy en día

  • La falta de personal cualificado es la mayor traba que tiene el desarrollo de la tecnología en España

La velocidad a la que la tecnología cambia el mundo en el que vivimos se está acelerando a un ritmo exponencial. En los últimos años se ha avanzado más que en el último siglo y las perspectivas apuntan a que la rapidez irá en aumento e impregnará cada uno de los aspectos sociales que nos rodean. De hecho, y ya en el plano empresarial, hay un dato que refleja este sprint frenético. El 43% de los ingresos que obtienen las empresas dentro de cinco años provendrán de servicios que hoy en día ni siquiera existen.

ElEconomista.es ha celebrado el 'IX Foro Industria: Megatendencias digitales, sociales y económicas' donde se reunieron diversos expertos en una mesa de debate titulada 'Tecnologías disruptivas: Metaverso, datos, 6G y otros protagonistas de la transformación digital', cuyos ponentes fueron Alejandro Hermo, CFO y Estrategia de McDonald's España, Benjamin Vieira, socio de McKinsey & Company, Albert Triola, country manager de Oracle España, Pilar Torres, country manager de Atos en España y Portugal, Miguel Ángel Turrado, director general de HP SCDS, y Elena Gil, directora global de Producto y Operaciones de Negocio de IoT y Big Data de Telefónica Tech.

Fue precisamente Vieira el que proporcionó el dato de la evolución del mercado en los próximos años. Pero aportó también una visión general de cómo la tecnología y, sobre todo, las compañías que tienen por objetivo su desarrollo han cambiado el paradigma empresarial actual. "De las diez mayores corporaciones del mundo, cinco son digitales", aseveró.

La velocidad de crucero que se vive a día de hoy responde a una serie de casualidades que se han producido y se producen en la actualidad. "La aceleración del impacto de las tecnologías digitales ha llegado porque hay una serie de ellas que han madurado al mismo tiempo y que, además, se retroalimentan", dijo Gil. Triola ahondó en esta idea y dio la clave de por qué hoy en día muchas de las cosas que se hacen en la vida cotidiana y empresarial están rodeadas por la tecnología. "Estamos ante una gran oportunidad. La tecnología se ha democratizado y un buen ejemplo es la nube. La inteligencia artificial ha sido quien ha propiciado esa democratización porque permite que ya no sea necesario un gran centro de datos en una empresa", afirmó Triola.

De la misma opinión se mostró Torres. "La cantidad de datos que generamos ya la podemos explotar y ahora el coste de acceso es posible hasta desde casa. Las empresas que aún no han comenzado este paso deben hacerlo porque serán digitales o no serán", dijo. Sin embargo, puso una alerta sobre la mesa: la ciberseguridad. Los ataques se están multiplicando y será necesario controlar este problema para no comprometer los datos sensibles que hoy se manejan.

Una de las grandes empresas mundiales que existen es McDonald. Hermo explicó que toda la explosión de tecnología de la que hablaban el resto de ponentes son palpables hasta en una cadena de restauración. "La importancia va en dos direcciones, hacia el cliente y hacia nuestros propios procedimientos. En diez años, la experiencia del cliente ha cambiado. Ahora entras en el kiosko, te llevan el pedido a la mesa... hasta hemos instalados cargadores eléctricos. Hay que tener en cuenta que McDonald da de comer a medio millón de personas en España al día y ahora estamos conociendo a todos nuestros clientes y adaptando la comunicación a ellos", afirmó.

Pero no todo son bondades en el mundo de la tecnología. En España también existen fallas que son necesarias sortear para que el país no se quede atrás en el futuro. "Tenemos un problema y es la falta de talento. Por cada ingeniero hay cinco puestos de trabajo. En nuestro país el 99% de las empresas son pymes y si a las grandes compañías les cuesta encontrar talento, imagina a las pequeñas. La tecnología sin el talento no es nada", observó Turrado.

El director general de HP SCDS ahondó en el problema con más cifras. "El 4,1% de los empleados son perfiles stem y las economías más desarrolladas se mueven en el entorno del 8 y el 9%", afirmó. "Hay que tener bilingüismo tecnológico porque médicos, arquitectos y demás profesionales van a trabajar con una máquina", dijo, al tiempo que señaló que hay que hacer esfuerzos para incorporar a la mujer a perfiles profesionales tecnológico.

Sus palabras fueron refrendadas por el resto de componentes de la mesa, que además ahondaron en el problema y dieron consejos para solventar estos problemas. "Nosotros tuvimos un programa de mujeres en paro pero con carrera universitaria y sin conocimientos de informática. Hemos conseguido que a los nueve meses tuvieran una certificación tecnológica que les ha permitido encontrar trabajo", dijo Triola.

Desde Atos también tienen claro que la educación es la llave para afrontar la falta de talento. "La tecnología ya no es un tema de los expertos. La mayoría de las profesionales están tocadas por ella. Todo el que tenga hijos, que les anime a estudiar carreras tecnológicas", dijo Torres. "La automatización quitará el 40% de los empleos que existen a día de hoy", apostilló Vieira.

El desarrollo del Big Data

La consecuencia y el propósito directo de la evolución de la tecnología es la generación y explotación de datos. Cuando se habla de Big Data, ya que hace falta conjugar los verbos en futuro y las empresas corren para estar a la última.

"Hay datos para aburrir. Lo que ofrecemos es que la gestión de esos datos no sea una terea difícil. Ahora hay bases de datos autónomas. Las startups cogen el concepto muy rápido mientras que las pymes van más poco a poco", dijo Triola. "La digitalización conlleva la generación de datos. La tecnología ya está disponible para sacar el valor a esos datos. El presente ya es el Big Data", apuntó Gil.

Que sea el presente como apuntaba la representante de Telefónica Tech no implica que haya campo por explorar. "La computación de alto rendimiento permite usar grandes escalas para tratar grandes volúmenes de datos. Ya hay empresas que tienen simuladores cuánticos. Es cierto que hay mucho dato, pero existe la tecnología para analizarlos en tiempo real", apostilló Torres.

Estas palabras que para muchos ciudadanos podrían estar sacadas de un guion de película de ciencia ficción fueron aterrizadas por el representante de McDonald, que ofreció una utilidad mundana y accesible para la mayoría. "Es cierto que es el presente, totalmente. Tenemos una oportunidad brutal para una comunicación personalizada con cada cliente, para saber sus necesidades y poder brindárselas, y estoy seguro que el desarrollo de la tecnología permitirá y a más en esa relación con los clientes", dijo Hermo.

Hay muchos ejemplos de desarrollo de tecnologías y tendencias en este ámbito. Los ponentes de la mesa pusieron algunos ejemplos sobre la mesa, como el de la impresión 3D, que desde su nacimiento hasta hoy ha revolucionado su mundo. "Al principio era lenta, ya que no era económica y luego las piezas solo valían para prototipos. Ahora ya hemos vencido eses límites y la pieza ya se puede usar para el proyecto final. Un ejemplo es que puedes aligerar pesos. En un avión, un kilo menos significa un ahorro de un millón de euros a lo largo de la vida del avión", explicó Turrado.

Pero si hay una tendencia de la que nadie escapa y todo el mundo habla es del metaverso. En el debate se dejó claro que en la actualidad genera dudas, pero todos coincidieron en que es una realidad (virtual) que llegará. "El problema es saber cuándo. Hoy no es fácil de usar y la experiencia es como la de un videojuego de hace muchos años", dijo Vieira.

"No se puede hablar de megatendencias sin mencionar al metaverso. Es verdad que hay una momento burbuja y luego se están corrigiendo las expectativas. Pero lo que es obvio es que el metaverso ha llegado para quedarse y que se trata de una tecnología disruptiva para la evolución de cómo nos relacionamos", afirmó Gil, que añadió que "Telefónica está preparando sus redes para cuando llegue".

Todo este aluvión de tecnologías nuevas, unido al afianzamiento de las que ya están entre nosotros, cambiará el paradigma de muchas empresas y su relación con los clientes. Desde McDonald tienen claro que serán los segundos los que marcarán tanto los pasos como la velocidad a los que se deben dar. "Es el consumidor el que va a determinar lo que seremos. Será una relación personalizada con él para poder darle la atención que se merece", dijo.

Por último, Triola señaló que lo ocurrirá en la próxima década es el desarrollo de la inteligencia artificial, unido al resto de tecnologías señaladas durante el debate. "La automatización irá a más", remató.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments