Telecomunicaciones y tecnología

El supervisor financiero de Japón propone una multa récord de 55 millones de euros a Toshiba

  • La multinacional anuncia que no recurrirá la sanción que le sea impuesta

Toshiba se enfrenta a una potencial multa de 7.373 millones de yenes (55 millones de euros), según la recomendación trasladada desde la Comisión de Supervisión del Mercado de Valores de Japón (SESC) a la Agencia de Servicios Financieros y al primer ministro de Japón, en lo que sería la mayor sanción económica impuesta por el regulador a una empresa nipona.

La propuesta de sanción a Toshiba planteada por la CNMV japonesa se fundamenta "sobre la base de los resultados de las inspecciones centradas en las informaciones falsas con respecto al estado de las cuentas de la compañía".

En concreto, el supervisor financiero acusa a la multinacional de haber subestimado las provisiones por pérdidas contractuales y sobreestimado la facturación de algunos proyectos.

Como resultado, la compañía remitió a la Dirección General del Buró Financiero de la región de Kanto informes anuales "conteniendo declaraciones falsas sobre cuestiones materiales" en referencia a las cuentas de los ejercicios fiscales finalizados en marzo de 2012 y marzo de 2013.

Asimismo, el supervisor considera que Toshiba presentó a las autoridades documentos sobre el estado de sus cuentas "conteniendo declaraciones falsas sobre elementos materiales".

No recurrirá la sanción

Por su parte, la multinacional japonesa ha indicado que se toma "muy seriamente" la recomendación de la SESC y ha asegurado que "examinará su respuesta después de recibir una notificación oficial", aunque subraya que "en ausencia de circunstancias especiales, no discutirá los hechos relevantes o la cantidad a pagar".

En este sentido, Toshiba recordó que ya provisionó 8.400 millones de yenes (63 millones de euros) en su ejercicio fiscal 2014, por lo que la multa no tendría impacto sobre sus resultados del presente ejercicio fiscal, que concluirá el próximo 31 de marzo.

"La compañía expresa su profundo remordimiento y sus sinceras disculpas a los accionistas, inversores y otros actores por traicionar su confianza y perturbar el mercado", añadió el presidente y consejero delegado de Toshiba, Masashi Muromachi, tras conocer la propuesta de sanción de la CNMV japonesa.

Demanda a la antigua cúpula directiva

Por otro lado, Muromachi ha informado de que la compañía ha presentado una demanda por daños contra cinco exdirectivos de Toshiba y un montante de 300 millones de yenes (2,25 millones de euros), que podría ampliarse tras conocer la propuesta de multa contra la compañía presentada por la SESC.

La demanda presentada el pasado 7 de noviembre ante el Tribunal del Distrito de Tokio acusa a cinco exdirectivos de la compañía (Arsutoshi Nishida, Norio Sasaki, Hisao Tanaka, Fumio Muraoka y Makoto Kubo) por la manipulación de las cuentas de la empresa.

"Si la Agencia de Servicios Financieros impone una multa en función de la recomendación de la SESC, la cifra de la multa será, tras ser pagada por la empresa, tratada como un daño incurrido por la compañía, que, por tanto, incrementará la compensación exigida en tal ocasión", añadió el presidente y consejero delegado de Toshiba.

El pasado mes de julio, un informe independiente desveló que la multinacional japonesa había inflado su beneficio antes de impuestos e intereses en 151.800 millones de yenes (1.116 millones de euros) entre 2008 y 2014, lo que se saldó con la dimisión de varios directivos de Toshiba, incluyendo su presidente y consejero delegado, Hisao Tanaka.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0