Telecomunicaciones y tecnología

Cuatro maneras en las que la nube ayuda a desarrollar una estrategia empresarial de éxito

Foto: Archivo

* Guillermo Montoya, CEO de Deiser

Es difícil imaginar llevar a cabo una transformación digital a nivel empresarial sin tecnología en la nube. Las necesidades del Negocio requieren agilidad y un gobierno centralizado, ninguno de las cuales los puede proporcionar la infraestructura de TI local. Cloud, sin embargo, ofrece ambas.

No sorprende que, a medida que las empresas adaptan sus estrategias de gestión, y con el objetivo de allanar el camino hacia la era digital, la adopción en la nube crezca y, que además, lo haga rápidamente.

En un momento en el que un mayor número de empleados están a más distancia que nunca, la nube facilita que estos trabajen desde cualquier lugar, y garantiza que puedan hacerlo de forma segura. La nube también reduce los costes en tecnología y brinda a los gestores de TI más visibilidad de sus sistemas y su gestión. Con estos beneficios a la vista, Gartner pronostica que el mercado global de servicios en la nube tendrá un aumento del 6,3 por ciento con respecto a 2019.

Las cuatro principales razones por las cuales la nube permite una evolución adecuada son:

La nube impulsa el trabajo distribuido

Quizá el mayor beneficio de la nube es que permite a los equipos trabajar en cualquier lugar con conexión a Internet. Los equipos de trabajo en grandes organizaciones no sólo son grandes, sino que se están dispersos por todo el mundo. Cualquier estrategia empresarial de éxito tendrá que incorporar formas de trabajo más colaborativas. La nube fomenta la colaboración y garantiza operaciones fluidas para los equipos, independiente que estén en casa, en una oficina o en movimiento.

Según una reciente encuesta reciente de Gartner es probable que, alrededor del 48 por ciento de los empleados trabajen de manera remota, al menos parte del tiempo, después de que pase la pandemia. Esto significa que, en un momento dado, casi la mitad del equipo podría estar trabajando desde algún lugar fuera de la oficina. Al mismo tiempo, las empresas están contratando más trabajadores autónomos y personal externo a la organización. Un informe reciente de Upwork indica que la mayoría de las empresas utilizarán talento independiente en 2020 y lo harán, en parte para protegerse contra el riesgo en condiciones de mercado turbulentas pero también, para dar cuenta de un número cada vez menor de profesionales de alto nivel que están dispuestos a trabajar a tiempo completo con una compañía.

La nube garantiza que estos equipos puedan seguir trabajando juntos, sin importar cómo estén distribuidos

La nube mantiene los datos seguros (y las empresas cumplen) Según RapidScale , un 94% de las empresas afirman que la seguridad mejoró cuando se trasladaron a la nube. Esto se debe a que, cuando se trata de actualizaciones de seguridad, la nube es más flexible que las soluciones locales.

El panorama de amenazas de ciberseguridad es amplísimo, y crece continuamente, por lo que es fundamental tenerlo en cuenta en la estrategia empresarial. En 2017, una gran plataforma de crédito al consumo fue hackeada revelando millones de datos confidenciales de usuarios y dañando la marca y el equipo ejecutivo de la empresa. La reputación de una empresa, y por lo tanto su resultado final, están en riesgo si la confianza del consumidor en su capacidad para mantener los datos seguros se debilita. El mantenimiento constante de la seguridad es fundamental. Las actualizaciones del sistema en las instalaciones requieren mucho tiempo y son costosas. La nube, sin embargo, permite a las empresas implementar actualizaciones de seguridad en tiempo real, sin un gran esfuerzo por parte de sus departamentos de TI. Estas actualizaciones en tiempo real garantizan que los datos del equipo estén siempre protegidos contra las últimas amenazas cibernéticas conocidas.

La nube también protege los datos para que no se pierdan. Las copias de seguridad de datos automáticas, molestas pero necesarias, guardan el trabajo sobre la marcha. Las soluciones en la nube generalmente se crean con planes para la recuperación ante desastres. En caso de un incidente más grave, como una inundación o un incendio, sus datos se pueden recuperar en unas horas, o incluso en unos minutos.

La nube centraliza la administración y el gobierno

El CIO necesita una vista de 360 grados de sus sistemas de TI para controlar y optimizar el uso. Solo la nube puede proporcionar esta visibilidad, porque actualiza los datos del usuario en todos los productos en tiempo real.

Las herramientas digitales ayudan a las empresas a transformarse pero, muchas de ellas, a menudo, no se integran bien entre sí. Como consecuencia, se produce en estos escenarios un intercambio de datos muy pobre entre estas herramientas o, cuando menos deficiente, lo que dificulta la obtención de conocimiento real y preciso a partir de los datos.

La nube centraliza la administración y el gobierno brindando a los equipos de TI más control sobre la administración de usuarios, incluso cuando estos están dispersos en departamentos y ubicaciones diferentes. El uso y los datos son visibles de forma centralizada a través de un centro de administrador único para todas las aplicaciones. Esto le da a la organización la flexibilidad de configurar fácilmente los usuarios de una manera que satisfaga las necesidades, ya sea por geografía, línea de negocio o permisos de seguridad.

La pandemia mundial originada por el Covi-19 ha acelerado esa necesidad de flexibilizar el acceso y configurar con rapidez nuevos usuarios, estén donde estén.

La nube reduce el gasto en tecnología

Los sistemas en la nube, cuando se implementan con éxito, brindan un enorme potencial de ahorro de costes al mismo tiempo que aumentan la productividad de los equipos.

¿Por qué es la nube tan eficiente? Para empezar, la nube elimina la necesidad de que los equipos técnicos compren e instalen hardware. Una vez que se utiliza una solución basada en la nube, los usuarios obtienen acceso instantáneo a las actualizaciones del producto incluidas las correcciones de errores y seguridad y las nuevas funciones. Según BCG, las grandes empresas que migran a la nube pueden mejorar la prestación de servicios de TI hasta en un 50 por ciento. Esto deja tiempo para que los equipos técnicos se concentren en un trabajo más estratégico y orientado al cliente, y, debido a que no hay costes ocultos, las empresas pueden establecer con más facilidad y acierto presupuestos que respalden su estrategia empresarial. Es evidente por tanto que la migración a la nube es un componente básico de la estrategia empresarial por lo que se va acelerando a medida que las compañías se dan cuenta de ello.

De hecho, más del 90% de los nuevos clientes de Atlassian eligen las soluciones en la nube porque permiten que los equipos se muevan más rápido mientras mejoran el ROI.

Los usuarios de Cloud son más productivos porque no tienen que lidiar con los dolores de cabeza que suponen los sistemas locales. El resultado es una toma de decisiones más rápida y una mayor velocidad de comercialización o creación de nuevos productos, justo lo que requiere una estrategia de transformación digital moderna.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin