Tecnología

Calviño aboga por aumentar el porcentaje del PIB dedicado a inversión en I+D

  • La ministra propone pasar el 1,4% actual hasta el 3% de otros países
  • Apuesta por la digitalización de las pymes y la mejora de las competencias digitales
  • Comienza del Summit de Digitales, con el lema "La tecnología es el nuevo Rock & Roll"

Nadia Calviño, ministra de Economía y Empresa en funciones, ha incluido entre los grandes desafíos del futuro Gobierno la apuesta por incrementar la inversión pública y privada en I+D, actualmente del 1,4% del PIB, para acercarse al lejano del 3% de otros países del nuestro entorno. En su intervención en la segunda edición de Summit de Digitales, ante 900 representantes de la industria tecnológica española, la ministra también consideró la "transformación digital como uno de los grandes retos políticos" del Ejecutivo ahora pendiente de constitución y se comprometió a encauzar el proceso para que "beneficie a todos los ciudadanos, estén donde estén, y garantizando que nadie se quede atrás".

Según argumentó la ministra de Economía y Empresa, "España ha mejorado su situación relativa en Europa en las últimas décadas y actualmente está muy bien posicionada para afrontar los retos geopolíticos" que se avecinan. En este empeño, Calviño incidió en el desarrollo de la Agenda Digital "para que sea transversal y que afecte a todos las administraciones y agentes, desde pymes a empresas consolidadas, universidades, centros de excelencia y ciudadanos".

Tras destacar las fortalezas del país en materia de digitalización -entre ellas la posición de liderazgo en despliegue de fibra óptica-, Calviño enumeró cuatro áreas en las que España no está tan avanzada como debería. La primera de ellas es la referida necesidad de incrementar la inversión pública y privada en I+D, hasta casi duplicar el porcentaje actual. El segundo reto debe abordar la digitalización de las pymes, "ya que es uno de los sectores menos avanzados y que representa una gran oportunidad", puesto que se trata de un colectivo "que representa la inmensa mayoría de las empresas del país". La tercera exigencia pasa por "mejorar las competencias digitales y la educación que permita desarrollar el talento, tanto desde el punto de vista de la educación primaria, superior, así como durante toda la vida profesional en el centro de trabajo".

La cuarta y última asignatura pendiente, -que no es exclusiva de España, según la ministra-, consiste en que la digitalización mejore la calidad de vida de los ciudadanos, con el máximo respeto a los derechos individuales y valores de la sociedad. En ese punto, la ministra incidió en favorecer la igualdad de oportunidades, para lo que es preciso "garantizar la conectividad en todo el territorio para que los ciudadanos en cualquier rincón de España puedan desarrollar su vida, conectarse con la administración y vender sus productos en todo el mundo". En su opinión, toda la innovación debe tener como objetivo el beneficio de todos los ciudadanos, protegiendo su intimidad, exposición a los ciberataques y al margen de usos sesgados de la inteligencia artificial, aspecto "que no conviene trivializar en cuanto a su impacto en el buen funcionamiento de las democracias".

En su mensaje final, Calviño se felicitó por la existencia de "empresas y sectores líderes que pueden actuar como tractores de la transformación digital, tales como el turismo, la salud, la movilidad, los servicios financieros y los contenidos digitales, entre otros". Por todo lo anterior, Calviño aseguró que el Gobierno está muy despierto y que en cuanto se forme, "no tiene un minuto que perder para abordar todas las reformas" con la ayuda de la colaboración pública y privada.

"Vivimos un cambio de época"

La segunda edición de Summit de Digitales, cuyo lema es "La tecnología es el nuevo Rock & Roll", contó con la participación de  Eduardo Serra, presidente de Digitales, quien indicó que España afronta un "cambio de época". Según expuso, vivimos en un mundo en el que -por ejemplo- "el automóvil ya solo lo utilizamos el 4% del tiempo que lo poseemos y que las enfermedades se podrán detectar a través del móvil, entre otros detalles". Según explicó Serra, también están a la vuelta de la esquina los "robots agricultores, desaparecerán multitud de profesiones, el reconocimiento facial detectará cuando miente un político o que el 10% de todo lo que se fabrique en ocho años será a través de impresión 3D". Dicho todo lo anterior, Serra concluyó que el crecimiento dependerá de la tecnología, motivo que obliga al país a no quedarse atrás- "Yo creo que estamos en un movimiento que va cambiar todo, de forma que las grandes empresas actúan en un territorio superior al de los propios estados nacionales, donde la lucha por la hegemonía mundial ya no es una lucha de armas, de territorio o de población, sino que estará marcado por la propia tecnología. De hecho, ya estamos viendo los primeros coletazos con las primeras restricciones comerciales". En su discurso inaugural, Serra animó a los asistentes del Summit 2019 a "darse cuenta de que el mundo está corriendo en pos de la tecnología y que si no corremos nos vamos a quedar atrás".

El nuevo alcalde Madrid, Martínez-Almeida, propone cambiar muchos de los aparcamientos por parques

Jose Luis Martínez Almeida, alcalde de Madrid, animó a los 900 asistentes de las jornadas de Digitales "a ganar la cuarta revolución industrial que es la transformación digital" e instó a "la administración a ayudar a la sociedad a ganar el futuro". En su discurso, Martínez-Almeida indicó que el reto que debemos poner en marcha en los próximos cuatros años consiste en "emprender la transformación digital y convertirnos en proveedores de servicios para que los ayuntamientos se pongan al servicio de la ciudadanía". Así, a modo de ejemplo, el alcalde de Madrid abogó por cambiar los aparcamientos por parques.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0