Tecnología

Así es Stan, el robot que le aparca el coche en el aeropuerto

Adiós a buscar aparcamiento en el aeropuerto. Esa es la máxima que se han propuesto en el Aeropuerto Saint Exupery de Lyon (Francia) donde desde ayer ha entrado en funcionamiento Stan, un robot autónomo que se encarga de aparcar los coches sin necesidad de que el conductor esté dentro.

El sistema, ideado y desarollado por la compañía francesa Stanley Robotics, se trata de un robot autónomo que carga los vehículos que llegan al párking del aeropuerto y los coloca y distribuye por el aparcamiento.

De este modo, Stan es capaz de optimizar los huecos del párking -rentabilizando más el espacio- así como permite a los usuarios despreocuparse de buscar plaza y ganar así tiempo.

Precisamente el sistema busca la sencillez. El funcionamiento es el siguiente: el conductor llega al aeropuerto y deja su coche en unos garajes habilitados a la entrada del párking. Ahí, se baja del vehículo y escanea su reserva.

Es entonces cuando Stan entra en acción: recoge el vehículo usando sus brazos para levantar delicadamente por los neumáticos y lo estaciona por el usuario. Este aparcamiento no está abierto al público y solo los robots pueden moverse alrededor de él. "Esto limita el riesgo de daños o robos durante su estancia", explica la compañía. 

Por último, el servicio está conectado a la información del vuelo del usuario, con lo que cuando éste regrese, el coche le estará esperando en el box, listo para recoger.

No es el primer párking de este tipo que desarrolla la compañía, ya que ya tiene otro en funcionamiento en París, y explica a The Verge está planeando un ambicioso test futuro en el aeropuerto de Gatwick, en Londres.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.