Tecnología

Llegan los coches eléctricos 'low cost', desde 7.600 euros

  • Se arranca al pronunciar 'Hola Ora' en chino
Modelo 'Ora R1' de Great Wall Motor.

Los que piensen que los coches eléctricos y el low cost con conceptos incompatibles es que no conocen lo que estos días se cuece en China. En el gigante asiático se han puesto de moda una nueva línea de automóviles ecológicos que cuestan entre 60.000 y 78.000 yuanes, entre 7.600 y 10.000 euros, incluidas las ayudas del Gobierno chino.

Se trata de una singular generación de coches eléctricos fabricados por Great Wall Motor que en las próximas semanas comenzarán a transitar por las principales ciudades chinas con la marca 'Ora R1'.

Las poderosas economías de escala que ofrece el mercado chino permiten al nuevo fabricante rebajar los precios como ninguna otra compañía ha conseguido hasta la fecha en su empeño de popularizar la electrificación del transporte entre las familias menos pudientes. Entre las novedades del utilitario destaca la opción de encendido automático a través de un sistema de reconocimiento de voz. En lugar de insertar la llave de contacto, bastará con pronunciar la frase 'Hola, Ora', en chino, para que la maquinaria se encienda y se disponga para ponerse en marcha.

Como puede esperarse de un coche de apenas 9.000 euros de precio, el modelo será bastante básico en cuanto a prestaciones. Entre ellas, dispondrá de una autonomía de 350 kilómetros. El motor eléctrico, de apenas de 35 kW, permite alcanzar los 100 kilómetros por horas en condiciones óptimas.

En la actualidad, China produce alrededor de 400.000 coches eléctricos pequeños al año, por lo que el país confía en que la migración de los vehículos de motor de combustible a otros ecológicos se acelere en los próximos años.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.