Tecnología

Greyball, la herramienta con la que Uber engañaba a la policía para evitar las sanciones

Uber ha empleado durante años una herramienta bautizada como Greyball a través de la cual lograba identificar a policías a los que les negaba el servicio o les mostraba coches señuelo en la aplicación con el objetivo de eludir posibles sanciones, según ha desvelado el diario The New York Times.

Este método fue utilizado en ciudades donde el servicio era perseguido por autoridades locales y, según el diario, fue utilizado por Uber en ciudades como Boston, París, Las Vegas y en países como Australia, China o Corea del Sur.

Dicha función era capaz de determinar gracias a los datos recogidos por la aplicación, el perfil del usuario, con lo que si la compañía entendía que el usuario se trataba de un policía o una autoridad pública que pudiera investigar el servicio, se le mostraba una cantidad de coches fantasma y no se le procesaban sus peticiones de servicio.

El uso de Greyball se grabó en vídeo en 2014 en Portland, cuando el inspector de policía Erich England trató de pedir un Uber desde su aplicación, sin embargo, los coches que le aparecían en el móvil realmente no estaban ahí, y los que aceptaron el trayecto fueron rápidamente cancelados por la compañía.

En ese momento, Uber se acababa de instalar en la ciudad y su funcionamiento estaba pendiente de ser declarado legal, algo que finalmente nunca sucedió porque fue prohibido por las autoridades locales.

Ahora Uber ha reconocido el uso de esta herramienta como forma de contrarrestar a las autoridades que buscan cerrar el servicio o multar a sus conductores, argumenta, y es que la aplicación Greyball está contemplado dentro de su sistema contra las violaciones de términos de servicio de viaje (VTOS).

"El programa busca evitar a los usuarios fraudulentos que violan los términos del servicio, que son gente que quiere agredir a los chóferes, alterar nuestras operaciones o competidores que se alían con las autoridades en operaciones secretas para cazar a nuestros conductores", ha explicado un un portavoz de la compañía a AFP, quien apunta además que se hizo para proteger la seguridad de los conductores y sólo se utilizó "en ocasiones".

Lo cierto es que Uber se encuentra en un momento delicado y rodeado de polémicas. A las acusaciones de explotación laboral y de robo de tecnología, hay que sumar que en las últimas semanas parte de la directiva se ha visto envuelta en unas serias acusaciones de acoso sexual; su CEO ha sido pillado denigrando a uno de los conductores de la plataforma y ahora se ha revelado el uso de ésta herramienta para evitar a las autoridades. El mal momento de la compañía no acaba ahí, y es que el vicepresidente de producto y desarrollo, Ed Baker, ha decidido dejar la compañía.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud