Tecnología

Fintech que aporte valor, la clave en la relación con los clientes

  • Se trata de realizar una propuesta de valor basada en la confianza

La verdadera palanca de innovación son las personas, sus necesidades y sus nuevos comportamientos. La respuesta pasa por estar cerca de la gente y lejos de las lógicas tradicionales. Descárguese la revista elEconomista Tecnología.

Hoy en día cualquier compañía se encuentra inmersa en un proceso de cambio, y la necesidad de repensar su modelo de relación con los clientes se hace clave en un contexto donde las alternativas, casi siempre de fuera de la industria, aparecen rápidamente consiguiendo aportar mucho más valor que el ofrecido hasta el momento.

Es evidente que la tecnología juega un papel fundamental en todo esto, capacitando y ofreciendo nuevas posibilidades para establecer estas relaciones entre clientes y empresas, pero desafortunadamente no es sólo cuestión de tecnología. La verdadera palanca de innovación son las personas, sus necesidades y sus nuevos comportamientos. Algo que entienden perfectamente la mayoría de soluciones diseñadas por profesionales de fuera del sector financiero.

El motivo es sencillo, todo pasa por estar cerca de los problemas de la gente y lejos de las lógicas tradicionales. Y sí, efectivamente, se utiliza la tecnología para resolver las nuevas necesidades. Sin embargo, estas dinámicas están tremendamente alejadas de la banca tradicional, básicamente porque en la práctica, la mayoría de los bancos siguen estando muy lejos de sus clientes. Los paradigmas, las creencias, el legado de años, les hace incapaces de hacer algo tan simple como escuchar esas nuevas necesidades.

Estar cerca de la gente para aportar valor

En los últimos años se ha experimentado un crecimiento en el uso de la banca digital, pero la sola apuesta de los bancos por el desarrollo de tecnología no es suficiente para liderar la verdadera transformación de la industria. Por mucha inversión, por muchos recursos que se tengan, sino se ofrece valor, estás fuera de juego. Y créeme que ya no importara tu pasado, sino tu futuro.

La tecnología fintech, que crece a un ritmo del 215% a nivel mundial, y donde Europa está a la cabeza en creación de apps, tiene el valor de procurar un ahorro de tiempo del 50,9% y una inmediatez del 41%. Métricas todas ellas encomiables, pero insuficientes cuando se habla de valor. Esa es la verdadera asignatura pendiente para los que llevan toda la vida, romper sus patrones, mediante la puesta en marcha de modelos alternativos, y más aún si quieren plantar cara a medidas como la implantación de las comisiones en los cajeros impuesta por grandes bancos.

ING lleva años liderando esta transformación, apostando por un modelo de relación que pone de verdad a las personas en el centro, escuchando a sus clientes de forma constante para diseñar soluciones que realmente aporten valor. No se trata de innovar por innovar. Se trata de ser relevante en la vida de la gente, de compartir el conocimiento para que todos crezcan. Ésa es la auténtica filosofía 'people in progress', y el principal compromiso por querer seguir haciendo las cosas de forma diferente. Por eso nace TWYP.

TWYP, objetivo y realidad

El eje consiste en hacer una propuesta de valor que tenga sentido para las personas, en la que el foco sea la relación de confianza, no sólo con los clientes del banco, ya sean reales o potenciales, sino con todos, y para todos. Además, todo se construye sobre un modelo abierto, sencillo y libre de comisiones.

Una creativa materialización de todo esto la constituye la aplicación Twyp, pensada para formar parte de nuestra vida diaria, lanzada como una herramienta sencilla y coherente para ser utilizada con el fin de hacer más fácil algo tan frecuente como el pago entre particulares. La inmediatez y pragmatismo persona a persona. La posibilidad de enviar y recibir pagos al instante desde cualquier dispositivo móvil, a cualquier persona, en cualquier momento y desde cualquier entidad bancaria, es un hecho que en el año 2016 constituye un salto cualitativo imprescindible en las relaciones banco-cliente.

En este caso, la posibilidad que ING ha prestado a Soulsight para trabajar y co-crear en la misma dirección nos hace, además, sentirnos orgullosos de que España sea el primer país que lo haya puesto en marcha. Es un hito que, en el universo ING supone que estamos no sólo a la cabeza de la innovación, sino también de la creatividad. #telopagoporelmovil es ya una frase recurrente, y será la antesala de un nueva era tecnológica y colaborativa, basado en la confianza.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0