Tecnología

Condenada una red de youtubers por engañar con publicidad encubierta

  • Machinima invirtió para que sus youtubers promocionaran Xbox One

La Comisión Central de Comercio del Gobierno de los EEUU ha encontrado culpable a la popular red de vídeos Machinima de pagar para que algunos de sus youtubers más conocidos hablaran positivamente de la consola de nueva generación de Microsoft antes de su lanzamiento, en noviembre de 2013.

Machinima, que entre todos sus afiliados suma más de 400 millones de suscriptores en Youtube, habría gastado decenas de miles de dólares en promoción de la nueva Xbox One, aunque en la investigación Microsoft ha sido absuelta.

El motivo de la investigación parte del hecho de que los youtubers pagados por Machinima publicaron en sus canales vídeos sobre la consola y sus juegos con comentarios positivos sin aclarar que esto era fruto de una remuneración y no de opiniones espontáneas.

El caso más llamativo es el de dos influentes youtubers a los que la red pagó hasta 45.000 dólares por dos vídeos en los que lanzaban mensajes positivos sobre Xbox One y sus juegos sin especificar que habían cobrado por ello.

Machinima y Xbox One también estuvieron salpicadas por la polémica en 2014 cuando se descubrió que la network había ofrecido a una larga lista de youtubers la posibilidad de participar en una campaña de promoción de la consola. La propuesta era pagarles 1 dólar por cada 1.000 visitas hasta un límite de 25.000 en cada vídeo en el que se mostraran jugando a juegos de Xbox One, pero no se mencionaba la necesidad de revelar que era una campaña pagada.

Tras darse a conocer este caso, Microsoft se desvinculó de todos los hechos, afirmando que no estaba al tanto de la relación entre la red y sus youtubers.

¿Cómo sería en España?

La regulación de la publicidad en países como Estados Unidos o Reino Unido establece que en los medios debe diferenciarse entre opiniones sinceras y opiniones que provengan de acuerdos comerciales, que incurren en una falta si son camufladas como sinceras.

Jessica Rich, directora de la Oficina de Protección al Consumidor de la Comisión Central de Comercio, lo aclara: "Cuando la gente ve un producto promocionado online, tienen el derecho de saber si están viendo una opinión auténtica o un producto de marketing pagado".

En España, la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI) también regula que toda publicidad debe ser claramente identificable, aunque sea por vía electronica. Difundir publicaciones que contengan publicidad sin advertirlo, tanto en Youtube como en otras redes sociales, puede conllevar una denuncia tanto para el creador del contenido como para la compañía que lo contrata.

El problema está en la dificultad para demostrar que exista una relación contractual entre ambos, ya que las marcas suelen trabajar con intermediarios que a su vez se encargan de contratar estas campañas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin