Tecnología

Ahora toca rescatar a un príncipe

  • La última entrega de la saga 'Prince of Persia' sorprende con un desarrollo en dos dimensiones y un replanteamiento de todos los títulos anteriores
El desplazamiento lateral de todo el juego nos recuerda a Castlevania o a Rayman Legends, también de UbiSoft.
Madridicon-related

El primero de los 18 videojuegos lanzados dela saga 'Prince of Persia' data de 1998. En aquellos tiempos, la tecnología solo permitía desarrollos laterales y escenarios en dos dimensiones. Y disfrutábamos muchísimo con aquellas plataformas y movimientos, pese a su precariedad técnica.

Quienes tuvimos la oportunidad de vivir aquellos primeros tiempos de este arte siempre sentimos cierta nostalgia cuando volvemos a jugar uno de esos títulos clásicos del tipo de Castlevania… Lo cierto es que la tendencia por los videojuegos retro que llegó hace unos cuantos años lo hizo para quedarse. Como ejemplo, ahí están los precios que se pagan por unidades de aquellas reliquias.

Pues en este momento, una compañía como UbiSoft, experta en crear mundos abiertos y entornos cinematográficos (Assassin's Creed, FarCry, Splinter Cell, The division…) se ha marcado un título enorme y en dos dimensiones con desplazamiento lateral como en los viejos tiempos. Recuperamos, pues, esa vieja dinámica, que puede parecer simplona, pero a cambio lo ha hecho con un escenario inmenso, casi imposible de abarcar, lleno de curiosidades, de pasadizos ocultos, repleto de plataformas y con habilidades nuevas por descubrir.

En 'The prince of Persia: The lost crown' tenemos de nuevo a este viejo país bajo una invasión que tenemos que reprimir y, como objetivo final, debemos rescatar al príncipe. A medida que vamos recogiendo unas plumas, éstas nos van otorgando diferentes poderes y habilidades que tenemos que configurar en nuestro perfil del héroe Sargón. Así incorpora también ciertos elementos de rol, que se cuelan ya en prácticamente en todos los juegos.

Con independencia del nivel de dificultad que elijamos al principio o de si queremos un modo exploración (sin pistas) o guiado, empezamos con un tutorial encubierto que nos viene bien para conocer todos los tipos de ataques, cómo contrarrestar las bromitas que nos tienen preparados los más de 40 enemigos distintos que encontramos, al margen de los jefes finales, que son para hacer un capítulo aparte.

También al inicio se nos cuenta la historia de 'The lost crown' con diálogos entre los personajes a los que vamos acercándonos. Estos tienen lugar no con escenas cinemáticas sino tipo comic, con bocadillos de diálogos, seguramente también para mantener esa estética de otra época. Descubrimos así una trama de fantasía mitológica que en realidad es la que justifica que algunas de las criaturas a las que nos tenemos que enfrentar tengan un aspecto tan monstruoso como original.

Una vez metidos en harina, nos vemos realizando ataques cada vez más complejos con unos movimientos super fluidos. Aparte de la barra de energía, disponemos de otra azul que, cuando llenamos por contrarrestar ataques, nos permite hacer un movimiento especial. Si se nos acaba la energía, veremos también -como un guiño más a lo retro- el clásico rótulo de 'Game Over'. Y con unos tiempos de carga muy rápidos podremos intentarlo de nuevo.

Nos ha gustado especialmente el equilibrio entre combates con enemigos que parecen tener más vidas que un gato y los saltos y las plataformas al estilo 'Crash Bandicoot'. En esto último las encontramos de todos los tipos, desde rodillos con pinchos que se van moviendo a zonas que desaparecen, pasadizos oscuros… El repertorio de elementos para sortear es riquísimo y también hay que decir que aunque todo el desarrollo sea con ese desplazamiento lateral en dos dimensiones, los escenarios sí tienen mucha profundidad.

Como muchas veces deberemos regresar sobre nuestros pasos para abrir trampillas ocultas y acceder a nuevas zonas, será necesario consultar el mapa de vez en cuando. También para evitar perdernos y poder recordar dónde se encontraba exactamente ese acceso bloqueado, podemos ir tomando pantallazos de determinadas zonas, algo que nos ayuda a avanzar sin tener que memorizar cada zona. Aunque disponemos de un número de fotografías, si queremos más también tendremos la opción de los micropagos, un recurso usado cada vez más por las compañías desarrolladoras para hacer caja.

'The prince of Persia: The lost crown' es una apuesta que podemos considerar arriesgada por plantear ese desarrollo lateral y en dos dimensiones en estos tiempos de las consolas de quinta generación. Pero volver a aquellos primeros tiempos de los videojuegos añadiendo tantos elementos nuevos se convierte en una gran experiencia. El juego cuenta con tantos elementos y atractivos que lo convierten en una de las propuestas más originales y creativas de los últimos momentos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud