Tecnología

La IA ayuda ya a los médicos a diagnosticar enfermedades raras

  • La sanidad madrileña acaba de iniciar un proyecto piloto con Chat GPT4 y Azure para mejorar la atención a los pacientes con patologías poco frecuentes
Los profesionales médicos pueden disponer gracias a la tecnología de nuevas herramientas para diagnosticar y tratar a los pacientes con enfermedades poco frecuentes.
Madridicon-related

Se considera enfermedad rara aquella que tiene una incidencia tan baja en la población que padecen menos de cinco personas por cada 10.000 habitantes. Estos pacientes suelen tardar una media de cinco años visitando a unos siete especialistas hasta que consiguen tener un diagnóstico. Aun así, se estima que más de la mitad de estos pacientes se queda sin diagnosticar o sigue su vida con un dictamen erróneo, lo que le puede perjudicar en la evolución de la patología. Según la Federación Española de Enfermedades Raras (Feder), hay más de 7.000 de estas dolencias, de las cuales se han identificado 6.172, según datos de Orphanet, la base de datos europea sobre enfermedades raras y medicamentos huérfanos que fue creada con el nacimiento de Internet. Es realmente un drama que padecen unos tres millones de personas solo en España. Las hay más conocidas como la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) o la enfermedad de Crohn, pero otras muchas permanecen en la sombra.

Es comprensible que los doctores no puedan conocer la sintomatología y procedimientos de esas más de 6.000 enfermedades. En cambio, un ordenador sí puede tener bien ordenada y accesible toda la información descubierta sobre ellas. Y ahí es donde entra en juego ahora la inteligencia artificial. Desde finales del mes de septiembre, el Servicio Madrileño de Salud quiere ser pionero en la aplicación de inteligencia artificial generativa para la mejora del diagnóstico en pacientes con enfermedades raras. La Consejería de Digitalización, Fundación 29 y Microsoft han llegado a un acuerdo para desarrollar e implantar soluciones tecnológicas innovadoras que mejoren la asistencia sanitaria de los pacientes y faciliten el trabajo del personal médico y sanitario.

¿Cómo funciona?

La aplicación, que funciona como un asistente conversacional, se basa en el modelo masivo de lenguaje de Inteligencia Artificial (IA) desarrollado por OpenAI sobre Azure OpenAI Service de Microsoft, que facilita un mejor aprovechamiento de la capacidad de los modelos de IA más avanzados (entre otros, los modelos GPT-4 y GPT-3.5 de OpenAI) combinados con los servicios corporativos de Azure y la infraestructura optimizada para IA de Microsoft.

El proceso comienza con una pequeña descripción clínica del paciente que el médico tiene que introducir. DxGPT, a partir de esta entrada y usando GPT-4, sugerirá una serie de posibles patologías. Una vez generada la lista de enfermedades, ésta se puede completar con más información para afinar el resultado, como una recopilación de datos e historia clínica o resultados de la realización de pruebas de laboratorio. Esto ayudará a los médicos a tomar una decisión más informada y a derivar a los pacientes a los especialistas adecuados para agilizar su tratamiento.

Con este ensayo, se espera que los facultativos de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid puedan mejorar sus capacidades y diagnosticar de forma más precisa y rápida a pacientes con enfermedades raras, agilizando su derivación a los especialistas adecuados para un correcto tratamiento. El acuerdo también incluye futuras posibles vías de la aplicación de la IA para un servicio sanitario mejor, que optimice los recursos disponibles en la Comunidad de Madrid. Para Miguel López Valverde, consejero de Digitalización de la Comunidad de Madrid, "acciones como ésta constatan las ventajas que las nuevas tecnologías están suponiendo para la detección precoz de enfermedades, y este valor es aún mayor en el caso de aquellas que son consideradas como raras". Desde Microsoft, su presidente en España, Alberto Granados, explica que "la inteligencia artificial está generando oportunidades sin precedentes para organizaciones de todos los tamaños e industrias" y que "el sector sanitario es uno en el que su aplicación puede traer mayores beneficios".

Después de las noticias que hemos tenido oportunidad de leer semanas atrás sobre el mal uso de la inteligencia artificial generativa por parte de jóvenes que desnudaban fotografías de menores, alegra encontrar ejemplos de buen uso de esta tecnología. Como siempre suele decirse, las herramientas no son ni buenas ni malas per se, solo depende del uso que se haga de ellas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud