Tecnología

Inteligencia Artificial para los que reniegan de ella: qué es y para qué sirve, ventajas y pegas

  • La IA está presente en numerosas herramientas ya cotidianas, como los asistentes virtuales, aunque su uso también conlleva actividades fraudulentas.

La Inteligencia Artificial ha irrumpido en nuestras vidas sin remedio, como lo hicieron en su día otros avances tecnológicos globales que llegaron para quedarse, sin ir más lejos la telefonía móvil o Internet. Sin embargo, son multitud las personas que recelan de la IA y la obvian, e incluso quienes se niegan a implicarse en conocer esta nueva herramienta tecnológica que promete alterar nuestro día a día, y ya lo está haciendo.

La Inteligencia Artificial está presente en numerosas herramientas ya cotidianas, como los asistentes virtuales. Ahí están Siri, como 'ayudante' personal de Apple; Alexa, de Amazon; Cortana, de Microsoft, y otros 'personajes' virtuales que interactúan con los usuarios por reconocimiento de voz y ayudan a diario aportando información y facilitando tareas.

Se valen de la IA, como lo hacen las redes sociales para filtrar y personalizar los contenidos en función de nuestros intereses y pautas cotidianas, y ofrecernos información relacionada. Lo hacen también las plataformas de comercio electrónico para aportar recomendaciones o los servicios de streaming. En función del historial de visualización de contenidos de cada cual, se sugieren otros relacionados que también podrían interesar.

Utilizan la Inteligencia Artificial igualmente los traductores online, que se usan de manera masiva, o los chatbots para clientes, con los que cuentan ya numerosas empresas para prestar asistencia e interactuar con los clientes de cara a solucionar sus dudas y ayudarles a resolver incidencias.

La Inteligencia Artificial está mucho más presente en nuestras vidas de lo que piensan quienes reniegan de ella y promete seguir avanzando a pasos agigantados hasta alcanzar dimensiones que aún desconocemos, sumando ventajas y también inconvenientes e incluso riesgos.

Qué es la IA

La Inteligencia Artificial o IA es una tecnología que utiliza grandes cantidades de datos mediante algoritmos complejos que replican capacidades humanas, lo cual le permite tomar decisiones. No es nueva, aunque sí lo es su implantación masiva. Su desarrollo comenzó en los años 40 del siglo pasado y una década después contaban con su propio lenguaje de programación básico. La IA no ha dejado de avanzar y lo hizo más que nunca hasta entonces en los años 90, aunque fue ya en el siglo XXI cuando experimentó un crecimiento imparable.

Sus impulsores presentan la IA como un mundo de posibilidades ya reales, extremadamente útiles y aún por explorar, y la mayoría de sus detractores no le ven utilidad alguna. Les parece una nueva imposición tecnológica y piensan que es algo de lo que podemos prescindir ampliamente. Lo cierto es que la IA promete ventajas, pero también depara pegas, especialmente en materia de seguridad y privacidad. Para empezar, la IA recopila multitud de datos personales que pueden comprometer la privacidad si no se utilizan adecuadamente y, pese a ello, es factible que la información aportada no sea correcta.

Contenidos falsos

Pero sin duda lo que más espanta a sus detractores es la posibilidad de que se generen contenidos falsos e incluso fraudulentos, que puedan valerse de cualquiera para crear fakes casi imposibles de detectar, especialmente en el caso ya habitual de la creación de imágenes falsas y vídeos muy realistas en los que figuran personas realizando acciones que jamás llevaron a cabo.

Con la IA es muy fácil generar desinformación, fakes news y bulos de todo tipo y atribuiíselos a cualquiera. Aparentemente los veremos como contenidos reales, cuando no serán más que meras manipulaciones, pero tan reales que posiblemente solo si nos advierten de ello seríamos capaces de apreciarlo. Se favorecen así igualmente los ataques cibernéticos, ya que esta tecnología también puede utilizarse de manera fraudulenta para, por ejemplo, acceder a datos personales y usarlos de manera delictiva a demanda.

Qué son los deepfakes

En la práctica, la IA puede crear desinformación y contenidos falsos que parecen muy reales, y lo vemos en numerosos vídeos en los que presuntamente personajes populares hacen cosas que nunca harían. A esas cuestiones se les llama deepfakes. Es una técnica de Inteligencia artificial que permite alterar imágenes y vídeos con sumo realismo y que puede ser peligrosa.

Los deepfakes son contenidos que se generan de manera artificial y pueden albergar cualquier cosa, verdadera o falsa: vídeos fraudulentos sumamente reales, fakes news y, sobre todo, suplantaciones de toda índole. Podríamos ver a cualquiera en un vídeo realista en el que jamás ha participado gracias a la Inteligencia Artificial, y en esa práctica suplantar a políticos para que expresen cualquier cosa que nunca dirían está ya a la orden del día.

Suplantaciones por la cara

Ese tipo de contenidos se crea fraudulentamente para generar contenidos políticos falsos e implicar a personas en acciones que le son ajenas, y las acciones más habituales pasan por el intercambio de rostros (face swap), la sincronización de los labios (lip sync) y por convertir a la víctima en una marioneta virtual (puppet master).

Todo ello combinado puede ser una bomba de relojería o bien emplearse con buenos fines, generalmente de manera comercial, como el ya famoso vídeo de Lola Flores 'renacida' para anunciar una cerveza "con mucho acento", pero también para implicar a determinada persona en algo que desconoce porque solo existe para la realidad virtual.

Cómo reconocer deepfakes

Ante un vídeo que nos resulte inusual, como el de un personaje famoso realizando cualquier acción insólita, sorprendente o poco habitual, el mejor aliado ha de ser el sentido común. Cuestionarnos si eso que vemos puede ser cierto y tratar de contrastarlo, por ejemplo a través de las distintas páginas que se dedican a clarificar contenidos y a delatar bulos.

Los vídeos falseados mediante IA acostumbran a contener imágenes difusas y desincronizadas, incluso borrosas, distorsionadas y duplicadas. No existen aplicaciones concretas que detecten estos contenidos falsos pero muchos elementos nos pueden ayudar a distinguir contenidos auténticos y falsos, aunque distintas compañías, como Microsoft, están trabajando en ello, como lo hace el proyecto Hybrids, en el que está inmerso España. Se trata de una apuesta por la Inteligencia Artificial que promueve las buenas prácticas para que máquinas y humanos sean capaces de identificar en conjunto contenidos falsos creados mediante IA, y que se conoce como Inteligencia Híbrida.

Cómo no exponerse a los fraudes vía IA

Para tratar de mantenernos al margen de esos contenidos falsos generados por Inteligencia Artificial, es básico recurrir de nuevo al sentido común y cuestionarnos cualquier información que resulte chocante o dudosa. En todo caso, si existe sospecha de que una información, foto o vídeo puede ser falsa y/o fraudulenta, lo que no ha de hacerse nunca es compartirla, porque solo estaremos contribuyendo a propagarla por mucho que busquemos arrojar luz al asunto.

Tampoco deben compartirse datos personales y se ha de verificar la información. Además, la IA no funciona igual en todos los casos y hay opciones sesgadas. La fuente de la que procede la información es igualmente fundamental y muchas veces clarifica por completo el contenido. Son algunas de las recomendaciones que hace el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) y que pueden consultarse en su página web, llamando al número de teléfono gratuito 017 o bien a través de WhatsApp, en el número 900 116 117, o en la dirección @INCIBE017 de Telegram.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud