Tecnología

La Guardia Civil no te acusará por correo de delitos de pornografía: vuelve una antigua estafa

Imagen de iStock

La Guardia Civil ha detectado una nueva ola de correos electrónicos fraudulentos que, haciéndose pasar por este organismo de seguridad, tratan de estafar a sus víctimas. Este tipo de engaño, aunque no es novedoso (se comenzó a observar a comienzos de año), ha recobrado vigencia en los últimos días.

Estos correos, que emplean una supuesta apariencia de carácter oficial, persiguen extorsionar a sus víctimas mediante acusaciones falsas para preocupar al receptor y que este responda al mensaje. De esta manera, se da inicio a un proceso de extorsión por el cual los estafadores pueden llegar a solicitar algún tipo de cuantía económica.

"Detectados nuevos correos electrónicos suplantándonos con el objetivo de extorsionar para que contesten al correo recibido y continuar con la estafa. No piques. Si has recibido el email no contestes y elimina", indica la Guardia Civil en sus redes sociales.

Cómo evitar la estafa

En concreto, el mensaje que reciben los destinatarios, seleccionados sin haber sido sujetos de ninguna investigación, se envía desde una cuenta de correo generada, posiblemente, de forma aleatoria, ya que el dominio no tiene ninguna relación con la Guardia Civil pese a que se identifique como 'Guardia Civil - Benemérita', 'Policía Nacional España' o similar.

El asunto con el que se identifica el correo es el siguiente: 'usted está citado' o 'Expediente Nº - XXX', donde XXX son números aleatorios, aunque no se descarta que existan otros correos con asuntos similares. El cuerpo del mensaje está escrito en castellano y tanto la ortografía como la gramática no se utilizan correctamente, probablemente, debido a traducciones automáticas.

El correo acusa al destinatario de delitos de pornografía, pedofilia, ciberpornografía y exhibicionismo. En consecuencia, solicitan a las víctimas contestar al correo en un plazo de 48 horas, tal y como explican desde la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI).

"Se trata de un engaño que utiliza estrategias de ingeniería social para que sigas las indicaciones del ciberdelincuente", explica la OSI. Por ello, aconsejan a los posibles destinatarios no responder al correo y eliminarlo.

En caso de haber dado credibilidad al mensaje y haber contestado, e incluso haber realizado algún pago, OSI recomienda a las víctimas recopilar "todas las evidencias de las que dispongas (capturas de pantalla, e-mails, mensajes, etc.)" y contactar con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) para presentar una denuncia.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin