Tecnología

La barca eléctrica que promete salvar a Venecia de la destrucción

  • La lancha soluciona la mayoría de los problemas que encontramos en las lanchas tradicionales
  • Es vital para evitar que el fenómeno Moto Ondoso destruya Venecia

El Candela C-8 es una nueva lancha eléctrica de alta velocidad que aparte de ser más ecológica y rentable destaca por no generar estelas a su rastro, uno de los principales causantes del deterioro de la ciudad italiana de Venecia.

Desde hace ya varios años, Venecia se enfrenta a un grave problema, los cimientos de madera que soportan y hace que la ciudad flote encima del agua se está erosionando por un fenómeno denominado Moto Ondoso.

Esto ocurre porque al navegar los barcos dejan su estela por detrás, generando olas que posteriormente chocan con los cimientos y los deteriora, esto siempre ha ocurrido, pero cada vez los barcos van más rápido lo que provoca que las olas que generan sean más grandes y todo el proceso de Moto Ondoso se acelere.

Este lleva siendo un problema serio para Venecia, pero parece que con esta nueva lancha eléctrica de la compañía tecnológica sueca Candela, se puede solucionar. Lo especial de este barco son sus hidroalas controladas por ordenador que aumentan su eficiencia en un 400% en comparación a las barcas tradicionales, a lo que se le suma que no requieren combustible, porque son eléctricas, reduciendo considerablemente su necesidad energética.

Img: Las hidroalas que hacen tan eficiente al Candela C-8

La compañía presume de que la Candela C-8 elimina todos los problemas que existían en la navegación de lanchas tradicionales, ya hemos mencionado el ahorro de combustible y el recorte de emisiones, pero es que gracias a los 10 sensores colocados alrededor de la lancha recoge información sobre los vientos, olas y otros elementos a tener en cuenta para eliminar los golpeteos y que el viaje sea suave.

Y hay todavía más, ya que Candela se ha centrado también en un aspecto que suele preocupar respecto a los vehículos eléctricos, la velocidad. De media una lancha normal puede ir entre 10 y 20 nudos, en el caso de la Candela C-8 alcanza hasta los 30 nudos, lo que supone casi 56 km/h. A su vez, la compañía asegura que la barca puede funcionar hasta 3.000 horas sin mantenimiento dándole entre 25 y 50 años de navegación sin problemas.

"Navegar en absoluto silencio, sin ningún tipo de golpe y básicamente gratis - es simplemente una experiencia increíble. Una vez que hayas probado el Candela C-8, será difícil volver a los barcos de motor tradicionales", dice Gustav Hasselskog, fundador y director general de Candela.

Este barco puede ser la solución a los problemas de la ciudad, donde calculan que alrededor del 60% de los edificios están dañados por el impacto de las olas, a la vez que sirve como precedente para otras empresas náuticas para diseñar barcos y lanchas eléctricos que sean responsables con el medio ambiente.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin