Tecnología

USB-C será el estándar en móviles y ordenadores, y ya está un paso más cerca

  • Cada año se produce más de 11.000 toneladas de desecho electrónico solo en cargadores
  • El cargador tipo-C se quiere unificar a todos los dispositivos, exceptuando los más pequeños

La Unión Europea ha dado un paso hacia adelante a la unificación de los cargadores de dispositivos electrónicos, tras aprobar en el Parlamento Europeo la propuesta de iniciar el proceso para establecer los cargadores Tipo-C como el estándar.

Nadie entiende el cómo, pero a medida que los smartphones se han ido volviendo más caros, algunos fabricantes han decidido que era mejor idea obligarte a comprarte el cargador de este por separado. Además, dependiendo de la marca el cable es diferente por lo que en muchas ocasiones el cargador que ya tenías no te sirve.

Muchos lo hacen bajo el pretexto de que es por el medioambiente, pero es que en Europa se envían al año 500 millones de cargadores, lo que equivale a 11.000/13.000 toneladas de desechos electrónicos. Por eso, los eurodiputados de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor (ICMO) han aprobado una ley para unificar el tipo de cargadores que utilizan los dispositivos electrónicos.

Con 43 votos a favor y solamente 2 en contra, el IMCO aprobó estandarizar el cargador Tipo-C en teléfonos inteligentes, tablets, consolas de juegos portátiles, lectores electrónicos, cámaras digitales y juguetes electrónicos.

También se está intentando extender esta propuesta para los ordenadores portátiles, mientras que con los dispositivos más pequeños como smartwatches y otros dispositivos electrónicos destinados al deporte se harán excepciones.

Una vez se haya aprobado esta propuesta en mayo, que es cuando se celebra la sesión plenaria del Parlamento, los eurodiputados comenzarán las conversaciones con los gobiernos de la UE para finalizar y aclarar todos los puntos de esta legislación.

"El objetivo es evitar una nueva fragmentación del mercado, seguir reduciendo los residuos medioambientales, garantizar la comodidad del consumidor y evitar los llamados efectos "lock-in" creados por las soluciones de carga propietarias" se puede leer en el comunicado.

La UE lleva más de una década intentando esto, pero no fue hasta septiembre del año pasado cuando la Comisión presentó la propuesta legislativa y en enero el Consejo adoptó esta medida para comenzar a negociar. Por el momento, se ha preferido llevar a cabo una línea de diálogo con los fabricantes para que implementen un cargador común voluntariamente, en vez de obligados por la ley.

Aunque los objetivos del Parlamento Europeo no se quedan aquí, ya que en el mismo comunicado anuncian que pretenden impulsar una estrategia enfocada a la carga inalámbrica para 2026.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin