Tecnología

Las gafas de realidad aumentada de Apple llegarían en el 2022, tan potentes como un Mac

  • Sería el paso más importante de Apple hacia el metaverso
  • Serían completamente independientes del iPhone

Apple finalmente lanzaría sus gafas de realidad aumentada a finales del 2022, con hardware tan potente como un Mac para ofrecer una gran cantidad de funcionalidades.

Que la compañía de la manzana estaba trabajando en realidad aumentada no era ningún secreto, pero parece que el proyecto ya se encuentra en la fase final de desarrollo, según el analista Min-chi Kuo.

A diferencia de otros dispositivos similares, las gafas de Apple serían completamente independientes; no tendríamos que conectarlas a un iPhone y de hecho, serían capaces de sustituirlo para muchas tareas. Eso lo conseguiría gracias al avanzado hardware que llevarían, incluyendo dos procesadores diseñados por la propia Apple.

Uno de estos chips sería tan potente como un Apple M1, el mismo que se estrenó con el MacBook Air y el MacBook Pro el pasado 2020; vendría acompañado de un segundo procesador, que se encargaría en exclusiva de gestionar los sensores integrados en las gafas. Eso es porque son muchos; por ejemplo, Kuo afirma que tienen entre 6 y 8 módulos ópticos para la reproducción continua de vídeo con servicios de realidad aumentada.

El resto de los componentes serían igual de punteros, como las dos micropantallas OLED desarrolladas por Sony y que ofrecerían una resolución 4K. Estas serían capaces de mostrar información sobre el mundo que nos rodea, implementando partes del mundo virtual en el real; esto sería, por lo tanto, una implementación del famoso 'metaverso' que tanto está dando que hablar en los últimos meses.

Apple no es nueva precisamente en esta tecnología; es una de las que más ha apostado por realidad aumentada en los iPhone, usando las cámaras para mostrar elementos 3D en la 'vida real'. Y estas gafas serían el siguiente paso, hasta el punto de que Apple se plantea sustituir al iPhone en el futuro con este tipo de dispositivos; según Kuo, no tiene sentido que las gafas requieran usar un iPhone, ya que eso no ayudaría al crecimiento del producto. Unas gafas independientes tendrían su propio ecosistema y la experiencia de usuario más completa.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
aviamquepasa
A Favor
En Contra

Seguro que las primeras versiones dependeran del iphone, no me creo que puedan poner tanta potencia y su bateria asociada en unas gafas

Puntuación 0
#1