Tecnología

He probado la mascarilla con luces de Razer, y me he sentido como si viviese en un futuro ciberpunk

  • La Zephyr se agotó en los primeros minutos de su lanzamiento
  • Cuenta con ventilación integrada e iluminación RGB

¿Dónde están los coches voladores? Ya vivimos en el "futuro" que muchas películas de los 80 y los 90 predijeron, y aunque algunas de sus profecías se han cumplido, otras siguen siendo ciencia ficción. Por supuesto, es algo preocupante que se estén cumpliendo historias presentadas como advertencia de lo que pasará si la humanidad no cambia de camino.

Si soy sincero, en mi mente infantil siempre quise vivir en el futuro distópico de Rick Deckard, de luces de neón, multiculturalismo y banda sonora de Vangelis; y sí, también de coches voladores. Mentiría si dijese que mi mente adulta no se pierde a veces en ese mundo, o que no sentí un escalofrío cuando me miré al espejo llevando la nueva mascarilla Zephyr de Razer.

La Razer Zephyr es el producto tecnológico más impactante del 2021, el mejor reflejo de lo que hemos vivido este año. Sobre el papel, es un producto muy simple y que, en perspectiva, a muchos nos hubiera gustado tener en la segunda mitad del año pasado: es un purificador de aire individual con ventiladores para mejorar la respiración incluso usando los mejores filtros del mercado.

En la práctica, es mucho más que una ayuda para respirar: la Zephyr es una declaración pública, un accesorio de moda y un producto gaming, todo en uno. Es raro, es original, y llama la atención de cualquier persona en un radio de 50 metros.

El producto más deseado del momento

La Zephyr nació como el Project Hazel, un prototipo presentado por Razer a principios de año dirigido a jugadores. Como todos los prototipos, realmente no había ninguna garantía de que se fuese a producir, algo comprensible; por aquel entonces, ni Razer ni nadie sabía con seguridad hasta cuándo iba a durar la pandemia mundial, y especialmente, hasta cuándo iba a ser necesario llevar mascarilla.

Pero incluso en un país en el que sigue siendo obligatoria  la mascarilla en interiores, la Zephyr no tiene mucho sentido por si sola. Comprendo perfectamente la reticencia de Razer de gastar sus ingresos récord en un producto que podría haber terminado en las rebajas por una décima parte de su precio inicial, como ha ocurrido con las mascarillas normales.

Pero que nadie diga que en Razer no se arriesgan. La Zephyr es real, fue lanzada la semana pasada, y en apenas unos minutos se agotó completamente. Resulta que Razer tiene entre manos uno de los productos más deseados del año; aunque sospecho que el 'stock' inicial fue inicialmente pequeño, Razer ya ha prometido una nueva remesa, de la que podemos enterarnos si nos apuntamos en la página oficial.

Algo más que una mascarilla

La Razer Zephyr es un accesorio de plástico negro y transparente que aloja dos ventiladores, iluminación RGB, y una cubierta de silicona; la idea que es que sustituya a las mascarillas tradicionales, gracias al uso de filtros N95, capaces de atrapar todo tipo de pequeñas partículas, incluyendo el famoso coronavirus.

No es la primera vez que vemos algo semejante, pero no con este diseño. La Zephyr consigue convertirnos en el malo de la película sólo con ponérnosla; irónicamente, la culpa la tienen las partes más funcionales. Por ejemplo, la mayor parte del dispositivo está fabricado en plástico transparente, lo que permite ver nuestra boca y nuestros labios; para personas sordas o con problemas de audición, puede ser una gran ayuda, aunque no he podido comprobarlo. Además, nos permite recuperar la expresividad que perdimos con las mascarillas normales, permitiendo que la otra persona sepa si estamos enfadados o sonriendo.

Excepto que la iluminación consigue todo lo contrario. Como no podía ser de otra manera en un producto Razer, la Zephyr tiene iluminación RGB en dos zonas diferentes. La zona de la boca está iluminada por dos LEDs internos, y el efecto es más siniestro que útil. He conseguido pegar más de un susto sólo con aparecer con la mascarilla puesta. La 'ventana' transparente resalta la boca y los labios, y de hecho, puede crearte algo de complejo; aunque la ventilación debería evitar la formación de vaho, Razer incluye un espray de producto si se convierte en un problema.

La segunda zona RGB rodea a los respiradores, uno a cada lado del dispositivo, que ocultan tanto los filtros como los ventiladores. Estos serán de gran ayuda para deportistas, o para personas con problemas respiratorios, por el mayor flujo de aire que llegará a nuestra nariz y nuestra boca; aunque hay que aclarar que no son especialmente potentes, sólo lo suficiente como para pasar el aire por el filtro. Lo bueno de esto es que no he sentido mucho más frío en la cara por tener los ventiladores activos, y que no hacen mucho ruido; en la máxima velocidad, lo notarás y puede molestar durante largos periodos de uso, pero en la velocidad más baja son prácticamente imperceptibles. Hay una tercera zona con filtro, en la barbilla, pero ahí no tenemos ventilación activa.

Todos los aspectos del purificador son personalizables usando la app oficial para iOS y Android. Podemos cambiar el color tanto de la iluminación interior como de la exterior, e incluso activar diferentes efectos luminosos como 'respiración', pasar por varios colores, o simplemente mantener un color fijo. Me ha sorprendido que no podemos asociar nuestra cuenta de Razer, para usar la misma configuración de Razer Chroma que en otros dispositivos como teclados o ratones como el nuevo Razer Basilisk V3. Como hemos dicho, desde aquí los ventiladores también se pueden poner en dos velocidades, alta y baja.

La comodidad es uno de los aspectos más difíciles de cuantificar en este producto. Tenemos dos bandas que abrazan nuestra cabeza, pero sólo podemos ajustar una; la idea es apretarla lo suficiente como para que la cubierta de silicona se cierre rodeando nuestra boca y nariz, y así obligar a que el aire pase por los filtros. Dependiendo de la forma de tu nariz, eso puede provocar algo de dolor después de unos minutos de uso; pero me recuerda mucho a cuando todos empezamos a usar mascarilla: cada persona encontró la manera apropiada de ponérsela dependiendo de sus facciones.

Y aunque la Zephyr es muy ligera, con apenas 206 gramos, sigue siendo un peso adicional que debes tener en cuenta si vas a hacer ejercicio o vas a tenerla puesta durante mucho tiempo. Es un peso necesario para la batería interna, que permite usarla hasta 8 horas con ventiladores a baja velocidad y la iluminación desactivada; pero no esperes más de 3 horas de uso con todo activado y al máximo. La carga se realiza por un puerto USB-C oculto.

Marca la diferencia

Pero todo eso se olvida frente al verdadero aliciente de este purificador de aire individual: el diseño y la originalidad. He ido por la calle con esta mascarilla puesta, y no exagero si digo que he atraído las miradas de absolutamente todos los extraños que se han cruzado conmigo. En ocasiones, son miradas de confusión, en otras, son de interés, pero siempre obtendrás una reacción. Entre los más jóvenes, esa reacción a veces es más evidente, y he llegado a escuchar un "qué guapo".

Con la Razer Zephyr es posible dar algo de miedo

No me extraña lo más mínimo que la Razer Zephyr se haya agotado completamente, porque no debemos interpretarla como una simple mascarilla, ni como un producto médico; protegernos ante virus y partículas es sólo su funcionalidad secundaria, y la verdadera razón por la que comprarla es otra. Es un artículo diferenciador, y preveo que la veremos en futuros eventos, no necesariamente gaming, como una manera de destacar y marcar la diferencia.

Eso tiene un precio, por supuesto. La Razer Zephyr cuesta 109,99 euros, pero donde realmente invertiremos más es en los filtros adaptados para los huecos de la mascarilla; el paquete de 10 unidades cuesta 34,99 euros, y Razer recomienda cambiarlos cada tres días (con 8 horas de uso cada día). El paquete de la mascarilla con tres paquetes de filtros cuesta 159,99 euros. Suena caro, pero si te interesa, no recomiendo esperar, porque te puedes quedar sin una.

Yo, ahora que tengo una, seguiré esperando a los coches voladores.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Pues como funcione igual de bien que el juego (Cyberpunk 2077) .... ¡Menuda broma!

Puntuación 7
#1