Tecnología

La pandemia obliga a bares y restaurantes a digitalizarse: cartas con códigos QR, pago vía móvil y datos sobre las horas punta

Los bares y restaurantes fueron de los primeros comercios en reabrir al comenzar las fases de la desescalada. Aunque en un porcentaje pequeño, los empresarios pudieron abrir las terrazas de sus locales y comenzar a remontar tras meses con la persiana echada. A las cuotas de clientes había que añadir la necesidad de implantar medidas de seguridad que permitieran a los clientes hacer uso de las mesas sin poner en riesgo su salud: mascarillas, desinfectante de manos y limpieza a conciencia, entre otras.

Una de las novedades que la pandemia ha llevado al sector es la digitalización: principalmente, de la carta. Implantar un código QR a través del cual poder ver los productos que ofrecía se vio como una forma útil de evitar el contagio mediante el movimiento de cartas físicas entre mesas. Muchas empresas han visto en esta digitalización de locales un nicho que ocupar, como es el caso de 'Let's Order', creada por dos emprendedores españoles que, aunque ya llevaban mucho tiempo trabajando en su empresa, la han visto crecer con la pandemia.

"Hay un poco de reticencia con lo de la digitalización, pero ahora [los bares y restaurantes] se han tenido que digitalizar muy rápido; esta pandemia ha servido para que se abran y empiecen a entender cómo funciona el tema digital", explica Iñaki Román, cofundador de 'Let's Order'. Román señala que, antes del confinamiento, ya era una buena idea poner códigos QR o dar la posibilidad de pedir mediante el móvil, ya que "es muy habitual estar en una terraza o en una mesa y estar levantando la mano para que, a veces ni si quiera te vean".

Esta situación se ha presentado como una buena oportunidad para muchas startups digitales que quieren mostrar a los empresarios las posibilidades de internet. En el caso de 'Let's Order' no se trata solo de pasar la carta a un código QR para poder leerla desde el móvil, sino de toda una logística digital en la que los clientes pueden pedir a través de su teléfono (como si se tratara de un 'delivery') e incluso pagar nada más hacer el pedido a través de plataformas de pago como PayPal o Repsis.

El sistema que presentan Iñaki Román y su compañero Pere Llovera permite, además, que cuando los clientes hagan el pedido vía móvil, este llegue a la barra o a la cocina del local en forma de un ticket impreso en una impresora cualquiera. De esta forma se evita, no solo el contacto entre personal y clientes, sino que los camareros y camareras tengan que ir y volver de forma continuada y las largas esperas para pedir en sitios grandes.

Además, el hecho de que la carta sea digital permite crearla en varios idiomas. El sistema creado en 'Let's Order' identifica el idioma en el que se hacen las búsquedas en el smartphone utilizado y, automáticamente, aparece la carta en inglés o en otro de los idiomas deseados. También se ha agilizado, con la llegada del virus, las opciones para reservar mesa: se evitan aglomeraciones y esperas y permite tener una mesa asegurada en un momento en que los bares están llenos por haber menos aforo y más necesidad de separación entre clientes.

"Más allá del poder pedir desde el móvil también trabajan con Big Data, que ayuda a saber lo que se está consumiendo, lo que realmente se pide para poder optimizar la carta o los precios. Se muestra de una forma muy gráfica para ver cómo evoluciona el consumo y los horarios del restaurante", explica Román, quien quiere destacar las ventajas de pedir en un restaurante por el móvil, al poder ver, por ejemplo, qué tramos horarios no producen beneficio o qué elementos de la carta hace meses que no se piden.

El ejemplo de 'Let's Order' es solo una de las muchas soluciones que se han planteado en los negocios para poder continuar su actividad de una forma segura. La denominada 'nueva normalidad' ha cambiado la forma de hacer las cosas y la tecnología ha demostrado ser un gran aliado durante la pandemia, facilitando, no solo el distanciamiento social en los comercios, sino el trabajo, el estudio y las compras desde el hogar.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin