Tecnología

¿Es la tecnología el futuro de la música?

  • Los conciertos en realidad virtual son una realidad.
  • La música creada por inteligencia artificial ya está en nuestras vidas.

La semana pasada una noticia despertó a los españoles en las redes: tres mil personas habían pagado por un concierto en el que la artista no era real. Se trataba de Hatsune Miku, un ídolo de masas en Japón que no existe físicamente: es un holograma.

Aunque Hatsune Miku (o sus creadores) no consiguieron llenar el Palau Sant Jordi, esta idea de la música "digital" llenó las redes de conversaciones sobre la relación entre la música y la tecnología.

Conciertos en realidad virtual

Una de las vertientes que está tomando esta inclusión de la tecnología en la música son los conciertos en realidad virtual. Una idea que se hizo realidad en 2017 cuando Samsung retransmitió un concierto de Coldplay en directo en realidad virtual. Los asistentes fueron transportados a sus asientos en el estadio para, posteriormente, disfrutar de la gira del grupo inglés desde una perspectiva nueva e inmersiva.

Samsung hizo una pequeña pausa en esta iniciativa, pero a finales del pasado año anunció que se había asociado con LiveXLive para realizar hasta 10 conciertos en realidad virtual, eventos que incluirán efectos holográficos, vídeo volumétrico, funciones de realidad aumentada para quienes lo quieran ver en persona, y contenido en realidad virtual y en 360º para quienes lo vayan a ver virtualmente. Aunque aún no se sabe qué grupos formarán parte de estos conciertos ni cuándo serán, es sin duda el inicio de una nueva forma de ver a nuestros grupos y cantantes favoritos.

Canciones compuestas por inteligencia artificial

Aunque esta idea de música creada por inteligencia artificial suena relativamente nueva, fue Alan Turing quien, en 1951, grabó música generada por un ordenador utilizando una máquina lo suficientemente grande como para llenar un laboratorio.

Cuando creamos piezas musicales, la inteligencia artificial puede analizar datos de diferentes composiciones para que el algoritmo aprenda características y patrones y pueda generar música agradable al oído humano.

Las grandes discográficas están interesadas en este tipo de tecnología: no solo por producir música de una mayor calidad, sino porque permite obtener un mayor margen de beneficios, al sacar al mercado canciones cuyos ingresos van íntegramente destinados a la empresa y no a los intermediarios o a los creadores que han hecho posible esa música.

La parte musical de Warner firmó recientemente para trabajar con Endel, que usa inteligencia artificial para crear pistas de audio personalizadas. Estas pistas están diseñadas para mejorar el estado de ánimo de las personas y hacerlas más productivas.

A pesar de que la música producida no o es lo suficientemente buena como para encabezar las listas o llegar al top 100 de Billboard, Warners firmó un contrato de 20 álbumes con la compañía. Este ejemplo del mundo real demuestra el potencial de la IA en la industria de la música.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.