Tecnología

Pagar con la palma de la mano: el proyecto de Amazon para batir a Apple y Google en el sector financiero

Foto: Getty

Primero fue el efectivo, luego llegaron las tarjetas de crédito (ya sin contacto), y más recientemente el pago con el móvil. Pero la forma definitiva de abonar las compras se acerca. Amazon ya está investigando en una primera fase del pago biométrico, consistente en un lector de la palma de la mano que estaría conectada con la propia tarjeta de crédito para efectuar los abonos.

La compañía creada por Jeff Bezos está preparando terminales de pago para colocarlos en tiendas a los que los clientes acuden de forma recurrente, como restaurantes de comida rápida o cafeterías. De esta forma, los consumidores sólo tendrían que colocar su palma de la mano en un dispositivo, que se comunicaría con su entidad bancaria para detraer la cantidad que debe al comercio.

Según las fuentes que cita The Wall Street Journal, Amazon ya mantiene conversaciones con Visa y Mastercard para sacar adelante este proyecto, que se encuentra en una fase muy inicial.

En este aspecto, Amazon presentó una patente para lo que describe como un "sistema de identificación biométrica sin contacto" que incluye "un escáner de mano que genera imágenes de la palma del usuario".

Google ya ha hecho su incursión en el sector bancario y Apple cuenta con una tarjeta de crédito hecha de titanio

La compañía de Bezos ya ha implantado un sistema de pago biométrico sin contacto en sus oficinas de Nueva York, donde es usado por los empleados en las máquinas de refrescos y otro tipo de avituallamiento. Según el New York Post, esta misma tecnología llegará próximamente a la cadena de alimentación Whole Foods, lo que servirá para agilizar las colas en las cajas.

Con este sistema, Amazon podría adelantar por la derecha a sus grandes rivales tecnológicos, Apple y Google, que cuentan con sus propios servicios relacionados con las finanzas, como sus servicios de pago sin contacto, la tarjeta de crédito de Apple o la incursión de la compañía del buscador en el negocio bancario. También dejaría atrás, al menos por el momento, a Facebook y su polémica criptodivisa, que no deja de enfrentarse a problemas regulatorios.

Por otra parte, en estos casos siempre están presentes las suspicacias relacionadas con la seguridad y la privacidad. Amazon almacenaría en su nube el registro biométrico de la mano del usuario, así como la información bancaria que ya le conceden la mayoría de clientes y sus hábitos de consumo (ya sean productos físicos o contenido audiovisual en streaming). 

Esta propuesta, aún incipiente, puede ser el primer paso hacia un sistema tantas veces visto en la ciencia ficción, por el que las compras se abonan por escáner de retina, o gracias a un chip implantado en la piel, o incluso con el propio registro de la persona al caminar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.