Tecnología

La RAE velará por la corrección del español en las máquinas inteligentes

  • Google, Facebook, Microsoft, Amazon, Twitter y Telefónica utilizarán el material académico
  • La propuesta de buen uso estará abierto al resto de las tecnológicas
  • El Rey ckausura en Sevilla en Congreso de las Academias de la Lengua

¿Cuántas veces los procesadores de texto subrayan como incorrectas palabras que no lo son? ¿Con qué frecuencia las traducciones automáticas resultan inadmisibles? ¿Por qué los textos predictivos o lo autocorrectores vulneran las normas léxicas y gramaticales? ¿Quién duda del poder de la viralización cuando se aplica en la dirección ortodoxa? ¿Qué impide a los chatbot, con sus respuestas automatizadas, manejarse en la ortodoxia idiomática? ¿Cómo proteger a los 580 millones de hispanohablantes de influencias perniciosas en el lenguaje hasta ahora sólo dependientes del criterio de los programadores? ¿Qué peligro representa la mensajería instantánea, las redes sociales y los buscadores para desvirtuar el idioma de Cervantes?

Para acabar con tan lacerantes preguntas y frenar una tendencia siempre hermanada con el desarrollo tecnológico, la Real Academia de la Lengua (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua España (Asale) han firmado un acuerdo de colaboración con un selecto grupo de compañías tecnológicas (Google, Facebook, Microsoft, Amazon, Twitter y Telefónica) para ampliar la salvaguarda y fomento del idioma en el universo digital. Este proyecto, denominado Leia, ofrece su tutela a los cerca de 700 millones de máquinas, teléfonos móviles, altavoces inteligentes y asistentes virtuales. El objetivo consiste en que los dispositivos electrónicos que ya interactúan a través del lenguaje con las personas lo hagan de forma correcta, respetando las normas y criterios ortográfícos y gramaticales. En este caso, los gigantes online han decidido recibir el asesoramiento de la RAE para preservar la calidad de sus productos y servicios, al tiempo que contribuyen a difundir el correcto uso del idioma. La propuesta está abierta para otros fabricantes, como puede ser Apple, para que abracen una iniciativa que no pueden permitirse otros idiomas del mundo, al carecer de organismos que ejercen la función de la Academia.

Santiago Muñoz Machado, presidente de la RAE, ha celebrado el compromiso de los gigantes tecnológicos por atender los criterios de la autoridad del lenguaje y ha recordado los dos grandes objetivos de la iniciativa: "por un lado velar por el buen uso de la lengua española en las máquinas y, por otro, aprovechar la inteligencia artificial para crear herramientas que fomenten el uso correcto del español en los seres humanos".

El reto digital

Instantes después de la firma del convenio, el Rey Felipe VI clausuró el congreso de la Asociación de Academias de la Lengua España para destacar la apertura de las instituciones al reto digital, especialmente en todo lo relacionado con la inteligencia artificial a través del programa Leia (Lengua Española e Inteligencia Artificial), Bajo estas nuevas apertura de miras, el monarca calificó de "proyecto apasionante" la futura regulación global sobre el uso del español en las máquinas. El Rey también celebró la perspicacia de quienes han concebido la alianza entre las grandes empresas tecnológicas globales y la RAE. También consideró que resulta "imprescindible crear las estructuras que puedan aprovechar en los mejores términos cuanto está trayendo de beneficioso esta incipiente revolución".

Patrocinio de "La Caixa"

En el mismo acto, los representantes de la RAE presentaron las Obras Completas de Miguel de Cervantes, editadas por la Biblioteca Clásica con el patrocinio de la Obra Social "La Caixa". Dicha obra, coordinada por el cervantista Francisco Rico y considerada por los expertos como la mejor versión crítica y enriquecida de la obra cumbre de las letras españolas, fue entregada a modo de obsequio a los Reyes de España para que forme parte de la Biblioteca Patrimonial.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.