Videojuegos

Assassin's Creed no tendrá juego en 2016: se da un respiro para reflexionar

  • Ubisoft quiere dar un paso atrás y reexaminar la licencia
  • Las opiniones de los jugadores, clave para tomar la decisión

La decisión anunciada por Ubisoft hace tan solo unas horas era ya un secreto a voces: la saga Assassin's Creed frena en seco y deja su ritmo de lanzamientos anual por el momento, así que no tendremos nueva entrega en 2016. Desde 2009 con Assassin's Creed II, la editora de videojuegos francesa había apostado por forzar a sus equipos internos para lanzar un nuevo episodio cada año, pero parece que el salto de la licencia a las nuevas consolas no ha sido el deseado.

De esta manera, Ubisoft anuncia a través de su blog que se tomará este año como una oportunidad "para reexaminar la franquicia Assassin's Creed", dando un paso atrás y aprovechando para "evolucionar las mecánicas de juego" y asegurarse de que la saga "sigue ofreciendo una experiencia memorable y única, convirtiendo la historia en el patio de juegos de todos". A raíz de estas intenciones, Ubisoft afirma que han actualizado todos sus procesos de desarrollo para dedicarlos a hacer de Assassin's Creed un juego de mundo abierto de primer nivel.

No es una sorpresa para muchos que Ubisoft se haya decidido a dar el paso que muchos fans de la saga llevan pidiendo desde hace años. Assassin's Creed, que logró colocarse entre los juegos más vendidos la generación pasada en PS3 y Xbox 360, no ha conseguido igualar el tremendo éxito de antaño con dos entregas muy ambiciosas: Unity y Syndicate. Pese a apoyarse en dos ambientaciones del calibre de París y Londres en 2014 y 2015, el interés de los jugadores por la licencia ha decrecido razonablemente; el polémico lanzamiento de Unity forzó a Ubisoft a imponer cambios radicales al año siguiente, pero no fueron suficientes para frenar una apreciable caída en ventas.

Esto no significa que Assassin's Creed haya dejado de vender bien, que lo hace, pero la tendencia negativa que vive la saga parece ha llevado a Ubisoft a parar para buscar una nueva fórmula. La llave puede estar en nuevas mecánicas jugables (que llevan muchos años repitiéndose), personajes carismáticos a la altura de Ezio y Altair y una narrativa a la altura de la licencia. Esto no significa que no vayamos a oir nada de Assassin's Creed este año, pues el próximo 16 de diciembre la serie da el salto a la gran pantalla con Michael Fassbender como protagonista.

¿Cuáles son los planes de Ubisoft para otoño de 2016 entonces? Parece que las intenciones de la compañía, que se encuentra en una profunda catarsis, pasan por lanzar la secuela de Watch Dogs, tal y como incida el informe de resultados financieros de la compañía publicado recientemente. Todo apunta a que la compañía se volcará con el anuncio del juego en el próximo E3 de junio. Si Ubisoft logra que Watch Dogs logre asentarse entre los jugadores (su primera entrega no terminó de convencer), sería una gran noticia para la propia licencia Assassin's Creed, que habría encontrado un socio de lujo para turnarse año a año de cara al mercado navideño.

Como apuntábamos antes, Ubisoft se encuentra en un momento de revisión interna en el que están cambiado muchas políticas de cara a sus lanzamientos. Hace años hubiera sido impensable que una nueva entrega de una licencia tan potente como Far Cry se anunciara con apenas tres meses de plazo, saliendo nada menos que en diciembre, y así ha sido con Primal. Sin ir más lejos, Assassin's Creed Syndicate, al entrega de 2015, ya denotó un cambio de intenciones de la compañía: no más multijugadores innecesarios, no más presentaciones en PC de última generación. En definitiva, estar cada vez más cerca de las necesidades de los jugadores.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin