Videojuegos

Microsoft gastó más de 1.000 millones en arreglar los problemas de Xbox 360

  • Se desvela la inversión de la compañía para solucionar los problemas

Muchos empedernidos jugadores habrán oído hablar sobre uno de los problemas más frecuentes en la generación de consolas pasada: el famoso 'anillo rojo de la muerte' de Xbox 360, la consola de Microsoft. Este fallo le costó más de 1.000 millones de dólares a la compañía de Redmond.

Se trataba de un problema de sobrecalentamiento que dejó inutilizada una gran cantidad de consolas en todo el mundo; un verdadero quebradero de cabeza para los de Redmond, con la credibilidad de su marca de videojuegos en tela de juicio.

Para la compañía norteamericana la generación pasada fue vivida como la de la consolidación, con una exitosa consola ya sustituida por Xbox One, pero que no estuvo exenta de ciertos problemas desde su lanzamiento en 2005. En 2007, Microsoft atajó la situación invirtiendo una gran cantidad de recursos para recoger cada consola averiada, arreglarla y finalmente devolvérsela a su dueño sana y salva, además de una notable ampliación de la garantía del producto.

En un reciente encuentro digital del medio IGN con algunos grandes nombres dentro de la marca de videojuegos, ha sido Peter Moore, ex CEO de Xbox en la era 360, quien ha desvelado cómo se vivió el proceso dentro de la compañía. El ahora máximo responsable de EA ha afirmado que se tomó la decisión de reparar todas las consolas averiadas para "salvar la marca Xbox" de la quema.

"¿Qué tenemos que hacer?"

La mareante cifra que costó a Microsoft este proceso ascendió hasta los 1.150 millones de dólares, de los cuales 240 millones fueron exclusivamente destinados a los envíos, ha asegurado el ejecutivo. Según Moore, el momento más delicado de esta decisión fue el momento de transmitir la noticia a Steve Ballmer, máximo responsable de Microsoft en aquel momento:

"Steve me miró y dijo: '¿Qué tenemos que hacer?'; contesté 'Tenemos que recogerlas todas [las consolas] y tenemos que hacerlo de la manera correcta', porque si te llevas una consola de un jugador, y vas a pasar tres semanas arreglándola... Ballmer preguntó '¿Cuánto va a costar esto?'. Recuerdo respirar profundamente y decir 'creemos que será 1.150 millones, Steve'. Él dijo 'hacedlo'. No existió duda alguna".

Gracias a la gran inversión, Microsoft consiguió calmar los ánimos entre los jugadores y revertir la situación, logrando afianzar su consola como una de las más populares de su generación (y empatando en ventas a Sony y su PS3). La marca Xbox salió fortalecida entre los jugadores y logró afianzarse, sobre todo en el mercado norteamericano; por otro lado en Redmond se tomó nota sobre los problemas de calentamiento de Xbox 360, diseñando una sucesora (Xbox One) de mayores dimensiones, pero con un sistema de ventilación más avanzado y eficiente

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin