Gadgets

Diseñado en California pero hecho en China: el iPhone desvirtúa el déficit de EEUU

El presidente Donald Trump a menudo tuitea desde su iPhone sobre la necesidad de presionar a China para que reduzca su superávit comercial de 375.000 millones de dólares con EEUU. Pero una observación más detenida del teléfono inteligente de Apple revela cómo la cifra del presidente está sesgada precisamente desde donde tuitea.

Y es que el gran desequilibrio -en el corazón de una posible guerra comercial- existe en gran parte debido a la importación de electrónica y tecnología, lo que más compra EEUU a China.

El iPhone de Apple ilustra a la perfección cómo una gran parte del desequilibrio se debe a las importaciones de productos de marcas estadounidenses, muchos de los cuales usan proveedores mundiales de piezas, ensamblan en China e importan a todo el mundo.

IHS Markit estima que los componentes del iPhone cuestan un total de 370,25 dólares. Unos 110 dólares van a Samsung Electronics en Corea del Sur por el suministro de pantallas, otros 44,45 dólares se destinan a la japonesa Toshiba Corp y la surcoreana SK Hynix para chips de memoria. Otros proveedores provienen de Taiwán, EEUU y Europa, mientras que el ensamblado, hecho por fabricantes contratados en China como Foxconn, representa entre un 3 y un 6% del costo de fabricación.

Las estadísticas comerciales actuales, sin embargo, cuentan la mayor parte del coste de fabricación como exportación de China, debido a que el último proceso se hace en el país. Esto ha llevado a que organismos como la Organización Mundial del Comercio a considerar cálculos alternativos que incluyan dónde se agrega valor.

El impacto en las cifras de exportación solo del iPhone podría ser importante. Apple envió 61 millones de iPhone a Estados Unidos el año pasado, según datos de investigadores de Counterpoint e IHS Markit, con un gasto medio de 258 dólares para fabricar cada iPhone 7 y 7 Plus.

Usando un cálculo aproximado, eso implica que la serie iPhone 7 agregó 15.700 millones de dólares al déficit comercial de Estados Unidos con China el año pasado, o un 4,4 por ciento del total. Además, representa aproximadamente el 22 por ciento de los 70.000 millones de dólares en teléfonos móviles y artículos para el hogar que Estados Unidos importó de China.

Diseñado en California

En la última década, Apple envió 373 millones de iPhone valorados en 101.000 millones de dólares por valor de fabricación a Estados Unidos, según StrategyAnalytics. Es casi seguro que la contribución del iPhone al déficit comerciales de Estados Unidos ha crecido marcadamente junto con los precios de venta a público y el aumento de los envíos.

Sin embargo, el coste de fabricación no incluye el valor de la propiedad intelectual que Apple agrega a través del trabajo de ingeniería y diseño de su sede central en Cupertino, en California, así como los márgenes de los distribuidores.

El iPhone X tiene un coste de fabricación de aproximadamente 400 dólares, un coste mayorista de 800 dólares y un coste minorista no subsidiado de 1.200 dólares, según analistas. Siri, el 'asistente digital' de Apple, refleja el desafío de saber exactamente de dónde viene un iPhone, incluso si está fabricado en China. Si los usuarios preguntan a Siri de dónde es, la respuesta es: "Como dice en la caja (...) fui diseñado por Apple en California".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin