Status

Iconos de la moda: Halston, el sombrerero que redefinió el concepto de elegancia en América

  • Elaboró el sombrero que Jackie Kennedy lució en la ceremonia inaugural de su marido
  • Sus prendas eran minimalistas y popularizó tejidos como el 'ultrasuede'
  • Vistió a las mujeres más glamurosas del momento, como Elizabeth Taylor o Lauren Bacall
Roy Halston Frowick
Madrid

Pese a ser mundialmente conocido por haber diseñado el icónico sombrero que Jackie Kennedy lució en la ceremonia de la inauguración presidencial de su esposo John Kennedy, la historia de Roy Halston Frowick (Des Moines, 1932-San Francisco, 1990), conocido artísticamente como Halston, va mucho más allá.

Criado en el seno de una familia de clase media, Halston empieza a mostrar su gusto por la pintura y la moda desde pequeño, ya que diseñaba ropa y sombreros para su madre y sus hermanas como pasatiempo. En 1952, cuando su familia se muda a Chicago, Haltons comienza sus estudios en la Universidad de Indiana de esta ciudad, pero no duró ni un semestre cuando los abandonó para inscribirse en la escuela de artes. Su gran talento dibujando llamó pronto la atención de varias empresas de moda, que demandaban perfiles como el suyo para elaborar los patrones, y poco después comenzó a trabajar como escaparatista de unos grandes almacenes.

A finales de la época de los cuarenta, Haltons ya se ganaba la vida diseñando sombreros, y en 1957 abrió su primera tienda, la Boulevard Salon, ubicada en la Avenida Michigan de Chicago. La exquisitez de sus diseños y sus muchos contactos le permitieron mudarse a Nueva York a finales del 1957 para seguir desarrollando su carrera en la Gran Ciudad.

Una vez allí, Halston se hizo amigo de muchos editores de moda, y trabajó primero como codiseñador en Daché y después como modisto principal de sombreros para la tienda departamental Bergdorf Goodman. Aunque su nombre ya resonaba con fuerza entre la alta sociedad de la época, fue en 1960 cuando llegó su trampolín definitivo: la futura primera dama Jackie Kennedy le encargó un sombrero para lucir en la primera ceremonia de su marido, el presidente John Kennedy.

A partir de ese momento, todas las creaciones de Haltons se convirtieron en imprescindibles para la noche neoyorquina y su nombre se hizo sinónimo de elegancia y buen gusto. Las prendas del diseñador, al contrario de la moda que había imperado hasta entonces en América, eran de estilo minimalista y totalmente alejadas de la opulencia. Para su elaboración, utilizaba tejidos como cachemir, gasa, terciopelo de seda y un resistente tejido sintético japonés llamado ultrasuede.

Entre los hitos que rodean a Halston, destaca el de ser pionero en realizar desfiles de moda inclusivos, con modelos afroamericanas y de tallas grandes. Además, fue el primer diseñador norteamericano en desfilar en París, cuando presentó su colección Versalles en 1973 junto a diseñadores como Bill Blass, Stephen Burrows, Oscar de la Renta, y Anne Klein.

A principios de los años 1980, el diseñador americano, que vistió a lo largo de su carrera a las mujeres más glamurosas del momento, como Elizabeth Taylor, Lauren Bacall, Martha Graham, Bianca Jagger o Liza Minnelli, dejó de ser conocido únicamente por sus diseños. Su participación en la vida nocturna de Nueva York y sus frecuentes visitas a Studio 54, una de las discotecas más populares de la época, le hicieron estar en el centro de la información rosa durante muchos años.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.