Social

El Supremo niega valor de extinción al finiquito cuando el contrato laboral previo es fraudulento

La firma por un trabajador de un documento de liquidación y finiquito al comunicarle la empresa la extinción de la relación laboral, no tiene valor liberatorio o extintivo si el trabajador suscribió un contrato temporal en fraude de ley.

Así lo establece una reciente sentencia del Tribunal Supremo, que resuelve un recurso de casación para la unificación de doctrina, donde declara improcedente un despido a pesar de haberse firmado el mencionado documento por parte de la empresa y el trabajador.

La ponente, la magistrada Segoviano Astaburuaga, explica en el fallo que, si bien el concepto de finiquito no aparece en las normas legales a pesar de que se utiliza con gran frecuencia en el seno de las relaciones laborales, "comprende la declaración de que el contrato ha quedado extinguido por mutuo acuerdo, o bien cualquier forma de extinción de la relación laboral que va seguida de un acuerdo entre empresario y trabajador".

En este sentido, explica que "es frecuente encontrar situaciones en las que, tras un despido disciplinario, empresario y trabajador llegan a un acuerdo y lo reflejan en el pertinente finiquito", y es por ello, prosigue la magistrada, "se entiende por la jurisprudencia que a la inicial voluntad extintiva del empresario se superpone el mutuo acuerdo entre empresario y trabajador y es éste el que pone fin al contrato".

Y es esta manifestación externa de un mutuo acuerdo de las partes, la que constituye causa de extinción de la relación laboral, en virtud de lo dispuesto por el artículo 49.1 a) del Estatuto de los Trabajadores. Por estos motivos, explica la magistrada que el Supremo ha señalado como regla general, en cuanto al valor liberatorio y eficacia del finiquito, que debe reconocérsele, "como expresión que son de la libre voluntad de las partes".

Ahora bien, del mismo modo, continúa, "los vicios de voluntad, la ausencia de objeto cierto que sea materia del pacto, o la expresión en él de una causa falsa, caso de acreditarse, privarían al finiquito de este valor extintivo o liberatorio, al igual que ocurrirá en los caos en que el pacto sea contrario a una norma imperativa, al orden público o perjudique a terceros".

Concretamente, en el supuesto enjuiciado en esta resolución, un trabajador demandó a la empresa para la que prestaba servicios en virtud de un contrato de trabajo de duración determinada por obra y servicio, por despido improcedente. Dicho trabajador recibió una carta de la empresa comunicándole que, ante la imposibilidad de renovar el vínculo laboral, causaría baja en la misma.

Posteriormente, el trabajador firmó un recibo de liquidación y finiquito en el que se comprometía a cesar en la prestación de sus servicios para la empresa, y reconocía hallarse saldado y finiquitado por todos los conceptos por el percibo de la liquidación correspondiente.

Fraude en la contratación

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias, anuló la resolución de instancia y estimó el recurso presentando por el trabajador, calificando el despido como improcedente.

La sentencia entendió que ninguna virtualidad extintiva podía concederse a la voluntad del trabajador ya que la notificación del cese se produjo con anterioridad a la firma del documento y, además, que "existía fraude en la contratación a tenor de lo establecido en la resolución recurrida".

El fallo del Supremo mantiene lo estimado por la sentencia de instancia, que recuerda que limitar el derecho del trabajador a renunciar voluntariamente a su puesto de trabajo "violaría el derecho concedido por el mencionado artículo 49 Estatuto de los Trabajadores".

Y así, resuelve que "no procede atribuir ninguna virtualidad extintiva al trabajador por la firma del finiquito, debiendo tenerse en cuenta que fue la empresa y no él, la que decidió unilateralmente extinguir el contrato, acompañando a la decisión extintiva un documento -de liquidación y finiquito- en modelo normalizado". (TS, 19-10-2010)

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5

FARINATO
A Favor
En Contra

¿cuando el empresario tendra la razon?

A PARTIR DE AHORA CUANDO SE CONTRATE A UN TRABAJADOR HAY QUE PENSAR QUE ES DE POR VIDA.

Puntuación -1
#1
Yolanda
A Favor
En Contra

Jurisprudencia laboral

Puntuación 0
#2
arturo está harto
A Favor
En Contra

Lo que hay que hacer es contratar bien y no hacer contratos por obr que se enternicen en el tiempo y así ganar más dinero. el empresario simepre podrá hacer el trabajo que está desempeñando ese trabajador si tan cosotoso le resulta tenerle contratado!!!!

Cardura es lo que sobra en este país, primero de trabajadores que a la mínima se dabn de baja o no son productivos ty segundo los empresarios que queiren más dinero y más dinero a costa de los trabajadores.

Puntuación 2
#3
anonimo
A Favor
En Contra

#1

Para algo están las ETT y los contratos de "servicios", o sea, las cárnicas. Si de verdad alguien piensa lo contrario ....

Puntuación 1
#4
TRAGSA
A Favor
En Contra

Pues que vayan preparandose en la ETT TRAGSA, pq existen muchos casos así, contratos fraudulentos y presiones para firmar finiquitos con la excusa de que si no los firmas no te vuelven a llamar aunque no estes de acuerdo.

Puntuación 0
#5