Seleccion eE

Slim refuerza la estructura de buen gobierno de FCC tras la alianza con IFM

  • Nombra cuatro directores de Cumplimiento Normativo en el grupo y su filiales

FCC ha reforzado su estructura de buen gobierno corporativo con la creación de una nueva figura para el grupo y sus tres principales divisiones que se encargará del cumplimiento normativo (compliance) y vigilará así el seguimiento del Código Ético y de Conducta que la compañía que controla Carlos Slim actualizó hace escasos meses. La empresa ya ha nombrado a Javier López-Galiacho como director de Cumplimiento y Responsabilidad Corporativa del grupo y a Jesús Ortega como director de Cumplimiento Normativo de Aqualia y hará lo propio en los próximos días en las filiales de Construcción y Medio Ambiente. Esta decisión coincide con la entrada en el capital de Aqualia, con una participación del 49 por ciento, de IFM, un fondo ético que hace especial hincapié en sus inversiones en las buenas prácticas.

El Código Ético y de Conducta de FCC tiene como finalidad promover que todas las personas vinculadas a cualquier empresa del Grupo FCC "se guíen por pautas de comportamiento con el más alto nivel de exigencia en el compromiso del cumplimiento de leyes, normativas, contratos, procedimientos y principios éticos". El nombramiento de los cuatro directores busca impulsar la implementación de este código en aras de evitar episodios que dañen la reputación de la firma.

En los últimos años, las situaciones comprometidas que ha enfrentado FCC por este tipo de cuestiones han sido escasas, aunque alguna de ellas han tenido una relevante repercusión mediática. Así ha ocurrido con el caso Acuamed, en el que varios directivos del grupo -y de Acciona- han sido procesados por presuntas irregularidades en la obra de descontaminación del embalse de Flix, en Cataluña.

Para supervisar y garantizar las buenas prácticas de los trabajadores, FCC ha confiado en hombres de la casa. López-Galiacho ocupaba desde 2004 el cargo de director de Responsabilidad Corporativa del grupo. Con una extensa trayectoria en el ámbito docente, el directivo suma ahora la responsabilidad de Cumplimiento, como Compliance Officer Corporativo. Su misión principal será la implantación del Modelo de Prevención Penal de la compañía, así como la identificación de riesgos, la definición y seguimiento de los controles pertinentes y el tratamiento de las denuncias e investigaciones relacionadas con los delitos e incumplimientos del Código Ético y de Conducta recibidos.

Mientras, Jesús Ortega se incorporó a Aqualia en 2007 y en la actualidad desarrolla las funciones de responsable de la asesoría jurídica para Europa, dentro del Departamento Jurídico de Aqualia. El nuevo director de Cumplimiento Normativo (Chief Compliance Officer) de la filial de agua de FCC deberá desarrollar e implantar el Programa de Cumplimiento de la sociedad. Se trata de un objetivo prioritario que cobra especial importancia ante la entrada en el capital y en el consejo -con tres asientos- de IFM, que ha pagado 1.024 millones de euros por el 49 por ciento de las acciones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0