Sanidad

Telefónica dotará de desfibriladores inteligentes a los aeropuertos españoles

  • Aena confía a la 'teleco' un contrato que salvará vidas con la tecnología conectada
  • El operador monitorizará en tiempo real el equipamiento para asegurar su eficaz funcionamiento
Aspecto de un desfibrilador público.

Salvar vidas puede ser cuestión de segundos. Los mismos que se tardan en encontrar el desfibrilador más cercano, pero con la certeza de que estará perfectamente operativo para su uso inmediato y eficaz. Con ese reto de servicio, Aena ha confiado a Telefónica un contrato para reforzar la prevención de accidentes en sus instalaciones y contribuir a reducir el número de fallecimientos por muerte súbita cardíaca en el país, una patología que solo en España asciende a 30.000 casos al año. En concreto, el operador de telecomunicaciones equipará con 500 desfibriladores los aeropuertos españoles, todos ellos monitorizados por tecnología móvil.

Los dispositivos de salvamento están preparados para que cualquier persona pueda usarlos de inmediato y de forma totalmente intuitiva cuando resulte necesario. La alta tecnología puesta a disposición de la salud encuentra su máxima expresión con el trabajo realizado por Telefónica para el gestor aeroportuario. Entre otras ventajas, el operador aprovecha las prestaciones del Internet de las Cosas (IoT), así como de la sensorización de objetos, para su aplicación en beneficio de la prevención y salud de los usuarios.

Según explican los responsables de la iniciativa, el acceso público a la desfibrilación y el servicio integral de los dispositivos pretende garantizar el éxito de la operativa. Así, "el protocolo de uso del dispositivo facilitará un reconocimiento inicial de la víctima y contactará con los servicios de emergencia más cercanos, procediendo a la descarga eléctrica entre los tres y nueve minutos siguientes a la aparición de síntomas si se produce una parada cardiorrespiratoria".

Por medio del desfibrilador inteligente, los técnicos responsables de los mismos (operativos las 24 horas al día) "realizan una evaluación del estado de la víctima y, solo si existe parada cardiaca, se aplica la descarga eléctrica necesaria para revertir dicho estado". Esos ángeles de la guardia de Telefónica, responsables de la monitorización y gestión de la red de desfibriladores, se encuentran en el Centro de Operaciones Digitales (DOC) situado en la calle Julián Camarillo en Madrid. Este personal especializado gestiona la comunicación inmediata con los servicios de emergencia aeroportuarios. Además, Telefónica se encarga del "mantenimiento integral de los dispositivos para que estén disponibles en todo momento", siempre preparados para reactivar el corazón de los afectados.

El acuerdo entre ambas empresas contempla la renovación de los dispositivos y la ampliación de los existentes, incluyendo además "la instalación de desfibriladores semiautomáticos en algunos aeropuertos de aviación general que no disponían de dispositivos y la formación al personal no sanitario para que puedan utilizarlos en caso de necesidad", añaden.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Manuel
A Favor
En Contra

Lo que primero tendrían que mirar y poner empeño es el salvarse ella , he dejado de mirar su cotizacion porque en diez años y más solo a sabido perder valor y peso. Cuando lo que se tiene no se explota y se es una más de las que hay con un precio superior y unas políticas de no cuidar y mejorar lo que se tiene pues termina en descontento de los usuarios.

Puntuación 0
#1