Sanidad

Varias empresas desarrollan un ventilador de bajo coste

  • El precio podría quedarse en los 1.000 euros la unidad

El pico de la pandemia se ha superado pero es necesario disponer de un arsenal de reserva por si se producen rebrotes durante la desescalada. Uno de los dispositivos más cruciales son los respiradores y un grupo de empresas se ha lanzado a desarrollar un dispositivo de bajo coste para los hospitales españoles.

Se trata de un proyecto de desarrollo sostenible liderado por Ennomotive (desarrollo del prototipo y coordinación) en el que participan las empresas Vithas y su Fundación (homologación), McFly Technologies (industrialización) y lyntia (financiación pre-serie). Además, colaboran otras instituciones y empresas como la Universidad Francisco de Vitoria, la Universidad Católica de Valencia, Medical Simulator, la Fundación de Ingenieros ICAI para el desarrollo, la compañía de energía renovable Capital Energy y el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, en cuyo servicio de Medicina y Cirugía Experimental se van a realizar los ensayos animales.

La iniciativa surge a raíz de un concurso internacional convocado el 18 de marzo por ennomotive.com al que se presentaron más de 50 soluciones. El nuevo respirador AirVita, basado en el control de presión con medición de volumen, ha sido diseñado por Frede Jensen, un ingeniero británico con más de 30 años de experiencia en el desarrollo de dispositivos médicos.

La pre-serie de validación de AirVita se fabricará en Toledo y estará destinada inicialmente a asegurar el stock de los hospitales españoles. Dado su reducido precio y tamaño, su diseño compacto y fácil mantenimiento, AirVita estará a disposición de todos aquellos países que se encuentren en una situación de emergencia, hospitales de campaña en países con economías más débiles y ejércitos de cualquier parte del mundo.

Si bien el coste en la pre-serie se estima en 1.800 € / unidad, el objetivo es reducirlo hasta 1.000 € para que este respirador pueda llegar a aquellos centros que no pueden permitirse la adquisición de respiradores de alta gama, cuyo coste supera los 20.000 €. Uno de los objetivos de este proyecto de desarrollo sostenible es su internacionalización y la posibilidad de fabricar el respirador en cualquier punto del planeta libre de derechos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.